•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presentadora, actriz y cantante brasileña Xuxa cumplió 50 años dedicada a obras sociales, cuyos principales beneficiarios son los niños, pero siempre rodeada de polémica, como la generada por el intento de venta de una película erótica que filmó hace 30 años o su confesión de haber sufrido abusos sexuales en su infancia.

Todos los niños que crecieron cantando “Ylari ylari ylarié, oh oh oh” frente a la pantalla del televisor celebran los cincuenta años de Xuxa, actriz y modelo brasileña, ídolo infantil en los años 80 y 90, cuya vida personal ha tenido varios capítulos escritos en tinta de polémica. María da Graça Meneghel, apodada “La reina de los bajitos” en Brasil y conocida en el mundo hispano como Xuxa, empezó su carrera en la pequeña pantalla con menos de 20 años pero su salto a la fama provocó que su vida privada se convirtiera en un tema recurrente en las revistas del corazón.

Una mujer comprometida con el medioambiente y que ha luchado contra el maltrato infantil desde distintas organizaciones, aunque su pasado le persigue.

Una vida frente a las cámaras

El gran momento de Xuxa llegó en 1988, cuando hizo su exitosa película “Súper Xuxa contra o baixo astral” (“Súper Xuxa contra el bajo astral”) que popularizó la canción “Arco-Iris” en el continente americano.

Las canciones de Xuxa empezaron a sonar en las casas de niños de todo el mundo, que además veían todas las películas que protagonizaba. “A princesa Xuxa e os Trapalhões” (“La princesa Xuxa y los Trapalhões”), “O Mistério de Robin Hood” (“El misterio de Robin Hood”) o “Lua de Cristal” (“Luna de Cristal”) fueron grandes éxitos de esta cantante y actriz que empezó sus andanzas como modelo, y que mantuvo memorables conversaciones con personajes como el Topo Gigio. La fiebre de Xuxa continuó en la década de los 90 cuando, tras participar en el Festival de Viña del Mar en Chile, nació el popular “Show de Xuxa” en Argentina.

Xuxa fue un fenómeno tan grande que cruzó el Atlántico hasta España e incluso llegó a EE.UU. La fama de Xuxa hizo que se enriqueciera y así empezó a formar parte de las listas de las personas más adineradas del mundo. De hecho, en 1991, Xuxa fue la primera brasileña que figuró entre los cuarenta artistas más ricos según la revista Forbes. Estos últimos años ha continuado saltando y bailando frente a las cámaras de distintas producciones infantiles y ya entrado el nuevo siglo, ha logrado hacerse con dos premios Grammy Latino por la serie de discos “Xuxa só para baixinhos” (“Xuxa solo para bajitos”).

Una mujer dedicada al activismo

La riqueza y la fama de Xuxa le permitieron empezar a colaborar en causas benéficas, pero su popularidad también llevó a que se indagara en su pasado, un pasado que llegaba hasta una película erótica, “Amor, estranho Amor”, en la que besaba a un niño de 13 años. Recientemente, un tribunal brasileño ha prohibido que se reeditara esa película. La artista había llegado a un acuerdo previo con la distribuidora y pagaba porque no saliera a la luz el filme. A pesar de este infortunio, Meneghel ha sabido compaginar su carrera con el activismo social. Entre sus mayores logros destaca el programa “No le pegues, educa”, una campaña contra el castigo físico que la llevó a reunirse con el entonces presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva y logró que Brasil aprobara un proyecto de ley de protección de la infancia.

Aunque en lo profesional Xuxa no puede quejarse, su vida sentimental ha sido una montaña rusa que ha suministrado un sin fin de imágenes a la prensa del corazón.

Uno de sus primeros amores fue el futbolista Pelé, aunque también se la relacionó con el piloto Ayrton Senna.

“Con Pelé estuve seis años y con Ayrton viví un gran amor en mi vida, pero que fue muy rápido”, señaló María das Gracas Meneghel en una entrevista concedida al programa “Fantástico”. Aun así, ella siempre dice que el gran amor de su vida es su hija Sasha, fruto de una breve relación con el modelo y actor de culebrones televisivos Luciano Szafir.

En esa misma conversación contó que Michael Jackson le pidió la mano y reveló que cuando niña sufrió abusos sexuales. Señaló, además, que ese es el principal motivo por el que dedica tiempo y dinero a la protección de la infancia: “Yo viví eso y sé lo que un niño siente, uno siente vergüenza y no quiere hablar sobre eso”. Un secreto que guardó durante años y solo en sus peores sueños. Un amigo de su padre, un novio de su abuela y un profesor fueron, según Xuxa, los culpables de que de repente se volviera una niña callada.

Xuxa era incapaz de confiar en su padre, un militar al que describió como frío y distante. La artista tampoco quiso hablar con su madre, ya que aunque era cariñosa y atenta tenía que cuidar de sus cuatro hermanos.

Aunque posó como modelo para muchas revistas, desde Playboy a Vogue, Xuxa decidió dedicar su vida a lograr el reto de que ningún niño sufriera cualquier tipo de abuso. Por eso, y por sus memorables canciones que algunos aún guardan en cintas de casete rosas, los que fueron bajitos hace ya varias décadas celebran que su reina cumpla un año más.