•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Muy activa, así ha estado la joven Lisseth Balmaceda desde este sábado, día que despertó con la corona de reina del Carnaval Alegría por la Vida.

Tras una competencia bastante fuerte en la que tuvo como rivales a chavalas bellas y talentosas, ella logró sobresalir gracias a que es emprendedora, amistosa, carismática y a la vez soñadora, pues no se da por vencida nunca, según se describió.

Esta joven trigueña y espigada es originaria de Ciudad Darío, Matagalpa, tiene 22 años de edad, estudia Relaciones Internacionales con Comercio Internacional, en la Unica, donde ha destacado desde que inició sus estudios, al punto de que siempre ha gozado de media beca, producto de sus buenas calificaciones.

Al preguntarle sobre sus aficiones asegura que le encanta declamar y es entusiasta por la oratoria. Se considera emprendedora e innovadora, nacida en el seno de una familia de cuatro integrantes, muy unida y perseverante. “Cuando tenemos metas y sueños los convertimos en propósitos y los alcanzamos con esfuerzo y dedicación. Somos una familia que rompe barreras ante las adversidades”, señaló.

Acerca del reinado dijo que el título de soberana del Carnaval le da la oportunidad de proyectar a su país, cuna de gente humilde, amistosa y trabajadora.

“Yo quiero alzar mi voz a todos los rincones del mundo para que visiten nuestro país que está con los brazos abiertos, es un pedacito de paraíso en el corazón de Centroamérica”, aseveró.

Muy orgullosa de sus orígenes, durante la competencia proyectó el talento de sus coterráneos, así que el joven matagalpino Jesús Alexander Gutiérrez diseñó su traje de fantasía, el modelo que lució en la competencia de talento era de doña Rosibel de Chévez, que dicho sea de paso fue el último que hizo, porque murió en diciembre. Finalmente, su vestido de noche fue hecho por la modista de Darío, Rosibel Méndez

“Este concurso me ayudó a madurar, a conocer más mi país, puse al máximo mi esfuerzo, me dediqué mucho y lo que más me gustó es que me abría las puertas y me daba esa oportunidad de expresarme a través de los medios de comunicación”, aseguró Balmaceda.

Esta chica dice que siempre busca su propio éxito y no espera que llegue. Entre sus metas para este año ha situado disfrutar su reinado y hacer obras sociales para el país, en campos como el medioambiente, la música y la danza folclórica.

“También quiero luchar contra la violencia que no afecta solo a las mujeres sino a las familias, estaría enfocada en la concienciación para hombres y mujeres acerca del estudio de la Ley 779, para que se apropien de ella y sepan actuar. También me gustaría trabajar con los ancianos y los niños”, adelantó.

A lo inmediato, Balmaceda estará en el Teletón para sumarse a la noble causa. También reconoció que le gustaría llegar a ser Miss Nicaragua, para convertirse en una embajadora de la belleza para promover el país.

Balmaceda cerró su conversación con El Nuevo Diario diciendo que le gusta estar comunicada por las redes sociales, al igual que conocer las noticias positivas a nivel internacional, se reconoce admiradora de Rubén Darío y de Carlos Mejía Godoy, que con su música expresa su amor por Nicaragua, y se confiesa creyente en los talentos de los nicaragüenses que aún no han sido descubiertos.