•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A pesar del avance tecnológico y del desinterés de algunos con las costumbres de antaño, los estelianos se aferran y mantienen las tradiciones propias de Semana Santa, y un gran porcentaje de la población guarda sus comportamientos religiosos en estos días, celebrando con varias actividades.

Para doña María Canales Centeno, “es importante que los padres de familia hagan un mayor esfuerzo en inculcar a sus hijos determinados valores, y en vez de que utilicen la Semana Mayor para “descansar”, deben hacer de esta época momentos de recogimiento y de reflexión”. Para la reconocida esteliana Deysi González Pineda, en Estelí se están recuperando las tradiciones, y expresó sentirse estimulada por los esfuerzos que realiza la comunidad.

Preparación de alimentos

Recuerda González que su familia no consume carne durante la Semana Mayor, y que para ello desde cinco días antes preparan los tamales pizques, ya sea solos o rellenos con frijoles con chile o con otros aperitivos. Para que todo sea al natural, señala que utilizan las tusas para envolver la masa, y les dan color con la corteza de un árbol que llaman Brasil, que en agua hervida suelta un color rojizo intenso.

Desde el Miércoles de Ceniza, la familia de González y otras vecinas elaboran los ricos buñuelos, la sopa de torta de pescado y de cuajada. Deysi hace esas delicias para su familia y para la venta.

También el almíbar de jocote y de varias frutas que se encuentran en este departamento o que llegan de Masaya y de Granada.

Don José Ángel Benavides recuerda que para estos días se evitaba montar a caballo, sobre todo los “días mayores”, que son el Jueves y el Viernes Santos.

“En tiempos de mi juventud, mis padres me prohibían correr, y a las jóvenes planchar la ropa. Ahora, lamentablemente, los dedican a todo menos a cosas sanas, y por eso hay quienes dicen que es una semana “zángana”, parodió.

Tanto González como Benavides concuerdan en los esfuerzos que hacen los estelianos por rescatar esas viejas tradiciones, que sirven para reflexionar y educar, en especial, a la juventud.