•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Harrison Ford, a sus 70 años, trabaja más que nunca. Este año estrena cuatro películas, incluida 42, acerca de Jackie Robinson, el hombre que venció al racismo en el béisbol de EE.UU.

Son dos iconos, pero Ford asegura que nunca fue “tan noble” como Robinson. Y, al contrario que él, nunca rechazó una confrontación. “Nunca fui lo suficientemente inteligente como para no pelear”, admitió el célebre actor.

“Siempre luché. Aún sigo luchando. No soy tan noble como se pidió a Jackie Robinson que fuera”, dijo Ford sobre esa figura mítica del deporte estadounidense, quien tuvo que soportar el acoso de compañeros de profesión y la presión de los medios de comunicación, para convertirse en el primer jugador negro que consiguió entrar en las Grandes Ligas.

Ford, en cambio, goza de una de las más grandes carreras que el cine haya visto, gracias a sagas inmortales como Indiana Jones, Star wars y cintas como Blade runner. Pero sus inicios no fueron un camino de rosas.

“Soy inconformista. Aún hoy me planto cuando considero que algo no se está haciendo bien. Trato de cambiar las cosas. Y eso que desde el principio fui un afortunado. Estuve bajo contrato con Columbia Pictures por 150 dólares a la semana. Era un acuerdo por 7 años y me salí al año y medio. No entendía qué hacía”, declaró Ford sobre sus primeros pasos en la industria durante la década de 1960.

“Prácticamente dejé de ser actor durante 15 años y me dediqué a ser carpintero porque no era feliz con aquellos papeles. No creo que fuera coraje. Simplemente me protegía a mí mismo. Era una cuestión de rabia”, declaró.

Ford, que se considera un superviviente en el actual Hollywood, estrenará también Paranoia en octubre, Ender’s Game en noviembre y Anchorman 2 en diciembre, un cúmulo de trabajo inusual en su filmografía.