•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Huffington Post y Univision.com

Después de una boda y divorcio en setenta y pocos días con el jugador de la NBA, Kris Humphries, y la posterior relación con Kanye West y anuncio de que esperan su primer hijo, Kim Kardashian simplemente es una imagen muy rentable, sobre todo porque la siguen cámaras a todas partes.

Con todo esto ha conseguido más de 17.6 millones de seguidores en su cuenta de Twitter y se ha convertido en una marca/máquina de hacer dinero: solo por su embarazo podría sacar más de 16 millones de dólares.

La imagen de Kim Kardashian incluye la reivindicación de la mujer con curvas. Le encantaba ir ajustada antes y sigue haciéndolo en sus primeros meses de embarazo, con mini y maxi vestidos, escotes de vértigo y looks que marcan su figura. Nada de ropa premamá tradicional. Lucir palmito en todo tipo de eventos ha convertido a Kim Kardashian --mucho más famosa que sus dos hermanas con las que coprotagonizaba el reality de la MTV-- en una de las celebrities que más da de qué hablar en Estados Unidos.

“Creo que es un poco injusto que me hayan llamado gorda”, dijo hace unos días en un programa de televisión de EE.UU., en referencia a algunas informaciones en medios de comunicación sobre los 11 kilos que ha ganado desde que en enero anunciara su embarazo. “Siempre he sido una mujer con curvas y siempre lo he aceptado. Amo mis curvas y mucho más ahora. Tengo toda la vida por delante para ser delgada y perder peso, ahora eso no me preocupa”, añadió.

Sin embargo, según Univision.com ya está negociando una gran cantidad de dinero por hacer un vídeo con un cuadro de ejercicios para perder las libras que ha ganado durante el embarazo.

“Kim tiene ya ganas de volver a meter su prominente trasero en sus queridos jeans ajustados. Ha estado hablando con varias empresas que producen DVD con tablas de ejercicios. A pesar de que a Kim le encante estar embarazada, como a la mayoría de las mujeres, le cuesta lidiar con su cuerpo en continuo cambio. Así que un DVD es el incentivo perfecto para animarla a deshacerse de esos kilos de más e inspirar a otros”, explicó una fuente del entorno de la celebridad, al periódico Daily Star.

Por otra parte, la estrella de 32 años de edad ha recibido un golpe inesperado por parte de los tribunales, ya que el juez que lleva el divorcio de su expareja Kris Humphries rechazó su solicitud para mover la fecha de inicio del juicio del 6 al 3 de mayo.

La abogada de Kim, Laura Wasser, solicitó que el juicio tuviera lugar antes, ya que a Kim le sería imposible acudir al Juzgado el día 6, por tener programado un evento en Nueva York, según reveló RadarOnline, que tuvo acceso a los documentos judiciales.

Sin embargo, el juez Benjamin Johnson desechó la petición, argumentando que “en febrero, Kimberly Kardashian había solicitado específi-camente que la fecha de inicio del juicio fuera el 6 de mayo”.