•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aunque anhelaba acariciar las teclas del piano, el destino lo llevó a convertirse en un “domador” de violines, artífice de la armonía brotada de las cuerdas ajustadas con precisión.

Desde 1982, Hugo Sandino toca violín gracias a un accidente del destino, pues aunque había sido admitido en la Escuela de Música, determinaron incluirlo en el grupo para estudiar este instrumento, algo que no fue de su agrado pero que ahora agradece haya sucedido.

Al preguntarle cuáles son los principales desafíos para un músico en un país donde el género clásico tiene poca o nula atención, manifestó que “además de que es difícil estudiar y conseguir partituras, bibliografía y discos para cultivarse más, es un desafío lograr la difusión, porque no se comprende esta disciplina”.

Además, considera que hace falta mucho tiempo para que se logre desarrollar en la sociedad nicaragüense una afición por este tipo de música y lamenta que cuando vienen grupos extranjeros de otros géneros se paguen cantidades exóticas por ir a verlos, mientras que la asistencia a los eventos de música clásica es mínima.

A pesar de su juventud, Hugo José Sandino Ruiz es todo un maestro en la ejecución de este instrumento, lo que propició que justamente fuese el homenajeado en la XI Temporada de Música Clásica que se ha celebrado en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío desde el miércoles 3 de abril y que concluye esta noche con un concierto en la Sala Mayor del mismo templo cultural.

“En cuanto al homenaje, me siento sorprendido y, a la vez, honrado, asumiendo que me da una motivación para no abandonar este camino aprendido y transmitirle a las nuevas generaciones el gusto por este arte”, señaló.

Su carrera es fruto de notables estudios de profesionalización, entre los que ha cursado Pedagogía del Violín, Armonía, Morfología, Composición Musical Asimilada, en la Escuela de Música y Artes Plásticas Preludio, en la Escuela Nacional de Música “Luis Abraham Delgadillo”, sin olvidar que también es graduado en Diplomacia y Relaciones Internacionales.

Como violinista, Sandino ha destacado como primer violín de la Orquesta Nacional, además ha destacado como docente de violín, instrumentista y arreglista de Camerata Bach, director invitado en la Orquesta Nacional, Director de Orquesta en el Festival OTI 1999 obteniendo el Tercer Lugar. Es nombrado Director adjunto de la Orquesta Nacional desde 2002, creó y dirige la Orquesta de Cámara Amadeus y es Docente en la Carrera de Pedagogía con mención en Educación Preescolar en la UNAN-Managua. Su vasta experiencia en la composición nos hace recordar sus arreglos para Camerata Bach, Orquesta Nacional, Quinteto NicaBrass, Kintento, Cedrick de la Torre, entre los que figura su incursión a la música regional con el ejemplar arreglo a La Mora Limpia.