•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cincuenta poemas rítmicos, de fina elaboración, unos de simpleza extraordinaria, otros de exotismo singular, conforman el corpus de “Con mis pies descalzos”, una selección de versos que conforman la primera obra de este género de Lourdes Chamorro César.

El libro sale a la luz ocho años después de que Chamorro César debutara en el cosmos literario en la categoría de teatro, que dicho sea de paso poco se cultiva en el país, con su “Palo de mamón”, cuyo argumento, según explicó, tiene como eje la lucha interna del alma en la juventud, cuando se toman decisiones que impactan el resto de la vida. En el caso de la historia el dilema de una chica estaba entre ordenarse monja o casarse.

Y tras la buena aceptación de la obra, Chamorro César afirma que fue muy difícil decidir publicar sus versos, pues dudaba que pudieran competir con el éxito de la obra de teatro. Sin embargo, su familia y amistades cercanas que han conocido sus poemas la empujaron a hacerlos públicos.

“Cuando decidí seleccionar los poemas se los envié al escritor Max Lacayo, quien editó el libro y se encargó de hacer que diera el paso definitivo para la publicación”, señaló. El escritor Julio Valle-Castillo será el encargado de presentar el poemario, del que ha escrito: “como las antiguas mujeres se descalzaban ante el trono del rey o del esposo, ella modernamente, rompe, invierte el acto de sumisión o de religión en la libertad del canto para afianzarse sobre la tierra. Se descalza para sentir que está hecha del mismo barro de su suelo”.

Por su parte, la autora considera que su poesía “es del alma para el exterior y al hacer públicas esas experiencias dejan de ser mías para pasar a propiedad de quien las lee”.

Una biografía del alma considera Chamorro César la obra en la que reúne recuerdos de niñez, juventud y de patria, esa tierra que se añora desde el exilio. Además, afirma que el título del libro se dio solo, pues es el mismo de una de sus composiciones y lo utilizó de forma tentativa, sin imaginar que gustaría mucho no solo al editor y prologuista, Max Lacayo, sino también a quienes se lo dio a leer. La obra se publicará el jueves once de abril en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, a partir de las seis y treinta de la tarde.