•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Lazos perversos es el verdadero cuento de hadas de Hollywood, en medio de fiebre de versiones de Blancanieves y Hansel y Gretel, el director Park Chan-wook debuta en Hollywood con una película inquietante, repleta de simbolismos sexuales y que devuelve el brillo a una actriz que perdió relevancia durante muchos años, Nicole Kidman.

“India” (Mia Wasikowska) es una adolescente taciturna que observa extrañada la llegada del tío “Charlie” (Matthew Goode), luego de la muerte de su padre. Desde el inicio del film, Park Chan-wook establece una narrativa múltiple; por ejemplo, mientras India abre una caja (¿qué es lo que contiene?), vemos que hay diversos momentos, donde se intercalan los tiempos, en que esto ocurre.

Esta idea visual apoya otra imitación temporal, “India” y “Charlie” son tan opuestos como similares; sin duda el guión, escrito por la estrella de Prision Break Wentworth Miller, está basado en La sombra de una duda (1943) de Alfred Hitchcock, donde tío y sobrina, ambos llamados “Charlie”, son dos caras de una misma moneda, lo más cercano a la inocente bondad es la deliberada maldad.

Una referencia sexual

Lazos perversos es un cuento de hadas moderno, hay una referencia sexual hacia el fetichismo de los pies, India guarda cada uno de los pares que representa su crecimiento, hasta que obtiene unos tacones, regalados por su tío “Charlie”, símbolo de la madurez sexual, algo que recuerda a La cenicienta y el origen oriental del cuento. Por si fuera poco, también está el equivalente de una madre/madrastra, elemento clásico de los cuentos, que siente celos por la juventud de su hija, hay una rivalidad que las separa y establece al padre, o en este caso al tío, como la figura que ambas se disputarán, ganando la lozana piel de adolescente.

Nicole Kidman demuestra una enorme valentía al interpretar a la madre en decadencia que observa cómo su belleza se apaga ante la radiante juventud de su hija; Kidman no es la protagonista de la cinta, un riesgo más para una actriz que alguna vez tuvo el brillo de las grandes estrellas de la historia de Hollywood, pero sí que recupera el tesón de involucrarse en proyectos propositivos, como en sus mejores momentos.

Lazos perversos es una película que de verdad se aleja de la estéril ola de films sin sustancia, hay muchas ideas en ella, demasiado poderosas como para dejarla pasar en los estrenos de esta y las próximas semanas.

 

Esmas.com