•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Artistas como Justin Timberlake, Ben Harper y Cyndi Lauper llenaron ayer de música la Casa Blanca en una velada de homenaje al soul junto al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que mostró su pasión por una música que rompió las barreras de la segregación racial.

El sonido de Memphis soul, una mezcla de gospel y blues rítmico creada por blancos y negros en la década de 1960 pese a las normas de segregación, protagonizó una nueva noche musical en la Casa Blanca, donde los veteranos del género se mezclaron con estrellas de hoy que se inspiran en ellos, como Timberlake, Queen Latifah y los Alabama Shakes.

Obama demostró su afición por el género al presentarse no solo como el presidente, sino como uno de los imitadores más famosos de Al Green, en referencia a la famosa rendición que hizo de su éxito “Let’s Get Together” durante la campaña electoral del año pasado.

Green, que tenía previsto acudir a la velada pero finalmente canceló su viaje debido a una lesión en la espalda, fue uno de los precursores del sonido originario de la localidad de Tennessee, junto a Mavis Staples, Charlie Musselwhite, William Bell y Eddie Floyd, que sí se encontraban en la Casa Blanca.

Rompiendo división

En su discurso, el mandatario estadounidense recordó que el sonido de Memphis comenzó cuando un grupo de afroamericanos visitaron una escuela solo para blancos y descubrieron que sus alumnos “nunca habían escuchado música R&B (rythm & blues)”.

“Decidieron acabar con esa división a través de la armonía”, señaló Obama. “Crearon un sonido completamente nuevo, y a medida que lo hacían, rompieron barreras”.

Timberlake interpretó el famoso tema de Otis Redding “Sitting On the Dock of the Bay”, mientras que el veterano Sam Moore entonó “Soul Man”, el éxito que popularizó con el grupo Sam and Dave con el sello Stax Records de Memphis.

El concierto, que se retransmitirá el próximo martes en la cadena de televisión pública PBS, es el décimo que organiza la Casa Blanca de Obama para rendir tributo a la música estadounidense y su efecto en la cultura y la sociedad del país.