•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A sus 23 años, Roberto Guillén es un chavalo con muchas experiencias que contar. Y no son las típicas aventuras de un joven capitalino, sino las de un actor de teatro que ha combinado su trabajo sobre las tablas con sus aspiraciones profesionales.

Hace un par de semanas su nombre se puso de moda, por decirlo de alguna manera, puesto que es el rostro nica que interpretará un rol protagónico en la película La pantalla rota, dirigida por Florence Jauguey y filmada en Matagalpa.

El inicio de esta travesía llamada actuación lo sitúa cuando tenía quince años y decidió inscribirse en la Escuela de Teatro Justo Rufino Garay, en un curso regular para adultos. “La directora, Lucero Millán, me admitió en la escuela pero claramente me dijo que no sabía si iba a funcionar, así que me sugirió que estuviera en un mes de prueba a ver si daba algún resultado”, señaló Guillén.

Superada la prueba, prosiguió con los estudios hasta completar los tres años que dura la carrera y se quedó trabajando con la compañía durante cuatro años, tiempo que dice disfrutó porque le gustó la dinámica de trabajo con énfasis social que caracteriza a la compañía del Justo Rufino.

Sin embargo, mientras trabajaba en los escenarios también asistía a la universidad, donde estudiaba comunicación social y durante ese tiempo hizo varios cortometrajes de diferentes directores jóvenes.

“Participé en varios documentales de directores jóvenes con los que adquirí una gran experiencia, estuve en un equipo de trabajo bien grande de cine, con Isabel Martínez y su esposo, un brasileño, con los que hice ‘El último comandante’”, aseveró.

Apostando en Costa Rica

Este chavalo emprendedor decidió apostar por más en su vida y en 2011 se fue a vivir a Costa Rica, para estudiar una especialidad en planificación estratégica de marca, paralelo a ello trabajaba en una agencia de publicidad haciendo planificación de comunicación corporativa y a la vez estudiaba cursos de actuación libre en diversos talleres.

“La idea era estudiar y especializarme más en actuación y en comunicación, que digamos era mi segunda opción de probabilidad de trabajo mientras no estaba actuando, quería tener dinero para pagar cursos y por eso trabajaba en la agencia de publicidad”, prosiguió.

Sin embargo, en enero de 2013 empezó a desarrollar un proyecto ambicioso en Costa Rica. Su nombre es El Baúl Blanco y es una casa que funciona como centro cultural. En ella viven una ceramista, un pintor y Roberto.

“El local es muy grande y queríamos que en los diferentes espacios de la casa hubiese talleres. Hay un taller de cerámica, uno de pintura, un salón principal de charlas, conferencias, ciclos de cine. El espacio comenzó a funcionar como un sitio alternativo de educación desde las artes”, compartió el joven.

Y va tan bien El Baúl Blanco que Roberto Guillén optó por renunciar a su trabajo en la agencia de publicidad, para dedicarse al proyecto, sin imaginar lo que vendría.

Diez minutos después de haber puesto su renuncia Florence Jauguey lo llamó por Skype y le preguntó si le gustaría trabajar en un rol protagónico en su nueva película.

Entusiasmado, Guillén se vino a Nicaragua, le hicieron prueba de cámara, buscaron las semejanzas con la familia en la cinta y los complementos de fenotipo y calzó con el personaje.

El rodaje lo iniciaron el primero de abril y el joven actor asegura que será muy interesante esta película que no tiene mucho financiamiento pero que se está haciendo con mucha calidad, filmada con una cámara con la que se han hecho muchas películas a nivel internacional.

Además, reconoce que el elenco es bueno, los otros dos protagonistas tienen experiencias en excelentes producciones y Florence Jauguey, que para él es una excelente directora, junto a ellos está apostando por una buena película.

 

Su personaje

Roberto Guillén interpreta a Octavio en La Pantalla Rota. El personaje va en busca de su identidad y está obsesionado con su amigo Alex. Una historia en la que se expone la incidencia que puede tener el mal uso de la tecnología. Se prevé que la cinta esté lista a inicios de 2014.