•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un piano, una amante de su melodía y un programa estaban en el escenario. El público anhelaba el inicio de la velada que prometía derroche de folclore argentino de la mano de Liliana Herrera Aróstegui, una pianista que además de dominar las tonadas argentinas y de ser conocida como representante de la música cuyana, es diestra en el amplio pentagrama de la música clásica y universal.

Si se busca una historia se encuentra que fue una niña cuyos primeros pasos estuvieron marcados por el ritmo de piano y de la guitarra, a los cuatro años inició un romance eterno con las blancas teclas armonizadas con las cuerdas de acero con macillos, a los 16 años ya contaba con una notable carrera y acompañaba coros de 110 niños y 150 niñas para cantar las misas en latín.

Hoy en día ha viajado por diversos países del mundo como embajadora musical del folclor argentino y su llegada a Nicaragua se dio gracias a la intervención del Foro Latinoamericano de Educación Musical, presente en 19 países, representado en Nicaragua por la señora Lilliam Meza de Rocha, quien se mostró muy contenta de contar con la presencia de Herrera Aróstegui, porque además de venir a deleitar con su talento, su visita también tenía el objetivo de fortalecer la educación musical en nuestro país mediante dos talleres de ritmos argentinos y de villancicos españoles.

Esta pianista no ha escatimado ni esfuerzos ni dinero para compartir su pasión por el piano, así, ha costeado muchas de sus producciones y boletos aéreos para visitar países como Nicaragua, donde la entidad que la invitó no podía proveerle el pasaje.

Su presentación fue en el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica este miércoles 17 de abril, donde la nutrida concurrencia no solo disfrutó de temas como “Quien te amaba ya se va” y “Cerrazón”, así como de los infaltables tangos y temas de las tradicionales milongas, sino que también fue sorprendida cuando la artista de larga trayectoria les pidió que le regalaran una canción: nada más y nada menos que “Nicaragua, Nicaragüita”, acto con el que cerró el espectáculo.

Los buenos comentarios y felicitaciones llovieron tras el concierto y debido al éxito que tuvo, Herrera Aróstegui ya fue invitada para regresar el año próximo a deleitar con su piano, su voz y su entusiasmo.