•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

Cada cierto tiempo el cine renueva sus estrellas, y las actrices, cada vez más jóvenes, irrumpen con fuerza en el séptimo arte con ganas de hacerse un hueco y de ser la nueva Meryl Streep. No todas logran superar sus primeros éxitos, pero las integrantes del grupo que ahora llega parecen dispuestas a quedarse.

Porque la televisión se ha convertido tanto en el refugio de grandes talentos que no encuentran papeles interesantes en el cine como en la principal cantera del séptimo arte, sustituyendo así a la tradicional formación teatral de los actores.

Y de la pequeña pantalla han salido algunas de las caras jóvenes más prometedoras del cine actual. Es el caso de Shailene Woodley, de Saoirse Ronan o de las hermanas Elle y Dakota Fanning.

Woodley se hizo popular por ser la protagonista de la serie “The secret life of the American Teenager” y en 2011, con 19 años, dio el salto al cine nada menos que en “The descendants”, un filme dirigido por Alexander Payne, en el que interpretaba a la hija de George Clooney en una historia dramática contada con una fina ironía propia del director y del decorado elegido, Haway.

Nominada al Globo de Oro por este papel, Woodley ha seguido con su participación en la serie, pero ha puesto su mira en el cine, con papeles en “White bird in a blizzard”, junto a Eva Green, o en “Divergent”, con Kate Winslet. Pero lo más destacado es que es la nueva cara de Mary Jane Watson, la novia de Spiderman, en la segunda entrega de la nueva saga de este superhéroe, interpretado por Peter Parker. Con mucho más recorrido a sus espaldas pese a tener solo 19 años, Saorise Ronan ha encadenado un proyecto tras otro tras deslumbrar en “Atonement”, donde eclipsó a la mismísima Keira Knightley. Y solo tenía 12 años.

“The lovely bones” (2009), de Peter Jackson; “The way back” (2010), de Peter Weir; “Hanna” (2011), de Joe Wright; “Byzantium” (2012), de Neil Jordan, o “The Host” (2013), la nueva adaptación de una novela de Stephenie Meyer, son algunos de los títulos en los que ha participado esta actriz, que tiene por estrenar “How I live now”, de Kevin Macdonald, o “The Grand Budapest hotel”, de Wes Anderson.

No menos destacados han sido los trabajos de las hermanas Fanning: Dakota, de 19 años, y Elle, de 15.

Dakota debutó en la serie “ER” con solo 6 años y se fogueó en la televisión en multitud de apariciones hasta que llegó “I am Sam”, en 2001. Le siguieron “Sweet home Alabama” (2002); “Uptown girls” (2003); “Nine lives” (2005); “War of the Worlds” (2005), de Steven Spielberg, la saga “Twilight”; “The runaways” (2010) o “Very good grils” (2013).

“Night moves”, “Effie”, “Every secret thing” y “The last of Robin Hood” son los títulos en los que podremos verla próximamente.

Una carrera similar a la de su hermana pequeña, Elle, que comenzó en “I am Sam” y a la que se ha podido ver en “Because of Winn-Dixie” (2005), de Wayne Wang; “Babel” (2006), de Alejandro González Iñárritu; “The curious case of Benjamin Button” (2008), de Dabvid Fincher, “Somewhere” (2010), de Sofia Coppola, o “Super 8” (2011), de J.J.Abrams. Será la princesa Aurora en la nueva versión de la Bella Durmiente titulada “Maleficient”, junto a Angelina Jolie en el papel de Maléfica, y protagonizará “Young Ones” junto a otro de los actores jóvenes de moda, Nicholas Hoult.

La nueva Julieta tiene nombre: Hailee Steinfeld

Y no menos precoz es Hailee Steinfeld, que con solo 14 años estuvo nominada al Oscar por plantarle cara con resultado excepcional a Jeff Bridges en “True grit” (2010), de los hermanos Coen.

Esta californiana de origen filipino no ha parado de trabajar desde entonces pero el resultado aún no se ha podido ver. Con cuatro películas en post-producción, dos en rodaje y dos en preparación, es evidente que los próximos meses se podrá analizar la evolución de esta joven que ahora tiene 16 años y que es la elegida nada menos que para interpretar a Julieta en la nueva versión del drama de Shakespeare.

Steinfeld sigue así el camino de actrices como Claire Danes, Olivia Hussey, Norma Shearer, o Susan Shentall. Y lo hace con una versión que quiere volver al clasicismo del texto original, olvidando el giro moderno de la película que protagonizaron Danes y Leonardo DiCaprio.

Un reto para la joven Steinfeld, que ya salió airosa de su complicado papel en la película de los Coen, a la que llegó con una escasa experiencia conseguida en apariciones esporádicas en algún cortometraje y en diversas series televisivas.

Jennifer Lawrence y Emma Watson, abriendo caminos

Es el caso de Jennifer Lawrence, que en apenas tres años se ha hecho un rostro imprescindible del cine de cualquier género. En 2010 sorprendió a todos con su impresionante interpretación de una adolescente que se tiene que hacer cargo de su familia en la durísima “Winter’s bone”, un papel por el que consiguió una nominación al Oscar con solo 20 años, que perdió a manos de otra actriz precoz, Natalie Portman.

Pero tras participar en títulos como “X-Men: First class” o conseguir el ansiado papel de Katniss Everdeen en la trilogía “The Hunger games”, esta actriz de Kentucky se hizo un hueco en el panorama cinematográfico y se convirtió en una de las favoritas del público.

Lo que se tradujo en su primer Oscar por “Silver linings playbook”, lo que la ha convertido en la segunda más joven en conseguirlo por un papel principal, solo superada por Marlee Matlin, que lo obtuvo con 21 años por “Children of a lesser God”.

Una trayectoria impecable que la ha coronado de forma fulgurante como la nueva reina de Hollywood, un título que parece lejos del alcance de cualquiera de sus competidoras, aunque la británica Emma Watson, también de 22 años, ha tomado impulso y, desde el cine independiente, se ha desembarazado con rapidez de la fama adquirida por su participación en la saga de “Harry Potter”.

Una pequeña participación en “My week with Marilyn” y una mayor en “The perks of being a wallflower”, unido a un cambio total de look, han hecho de Watson una de las actrices mejores situadas para atacar esa cima a la que pocas llegan, y menos aún si, como es su caso, cargan con la etiqueta de “niño prodigio”.

Vikander, la digna heredera de Bergman y Garbo

Una lista a la que se podrían añadir muchos nombres de actrices a cada cual más joven pero en el que no puede olvidarse el de una recién llegada desde Suecia, Alicia Vikander.

Con 24 años y una belleza morena muy diferente a la habitual imagen de sueca rubia, Vikander ha demostrado en solo dos películas que por fin ha llegado la heredera de Ingrid Bergman y Greta Garbo.

Aunque con bastantes títulos a sus espaldas, esta actriz, nacida en Gotemburgo, se ha revelado al cine internacional con solo dos películas: “A royal affaire” y “Anna Karenina”, ambas grandes producciones de época.

En “A royal affair”, la película con la que Dinamarca llegó a los Oscar de este año como aspirante al premio a mejor filme de lengua no inglesa, Vikander interpreta a Caroline Mathilde, la esposa del rey Christian VII de Dinamarca y amante del médico alemán Johann Friedrich Struensee.

Un papel en el que brilla por luz propia, al igual que en su participación en la “Anna Karenina” de Joe Wright, en la que interpreta a Kitty, la principal perjudicada por la relación de Anna Karenina y Vronsky. “The seventh son”, con Julianne Moore y Jeff Bridges o “Son of a gun”, junto a Ewan McGregor, son dos de sus próximos trabajos en los que tendrá la oportunidad de confirmar lo apuntado hasta ahora.