•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Del óleo a la cera. El pintor nicaragüense Dirian Mejía se encuentra en el país dispuesto a compartir 13 batik que elaboró en Indonesia, fruto de su interés y dedicación por aprender este arte que lo cautivó al llegar a ese país.

Al conversar con él, impresiona el dominio que tiene sobre este arte y su historia misma, así que compartió que “el batik es una técnica que se usa para teñir telas en Indonesia que supuestamente data de hace 300 años, aunque el origen es difuso”.

Además, indicó que una de las grandes ciudades donde es base de la economía es en Yogyakarta, cuya tradición recoge que ahí el sultán diseñaba el motivo del batik y ese solo lo podía usar la realeza, si alguien fuera de ese círculo se atrevía a usarlo recibía pena de muerte.

“El batik está marcado en Indonesia porque todos los viernes del año los hombres usan una camisa manga larga o corta hecha con batik sin que se les imponga, porque ellos están orgullosos de esta tradición. Además, las mujeres usan vestidos, faldas, blusas o zapatos de batik, cuyo motivo representa muchas cosas”, aseveró.

Mejía recalcó que la función del batik es variada y que también funciona como lienzo en el que se envuelve a los fallecidos para depositarlos en la fosa, porque representa la salvación y el respeto.

Dirian Mejía desde hace tres años vive en Indonesia y al ver que la gente andaba uniformada los viernes se interesó por investigar qué pasaba. Luego se trasladó a Yogyakarta, porque ahí la técnica se transmite de generación en generación. Rentó un cuarto y un amigo le presentó a las señoras que elaboran el batik, damas que se dedican todo el día a ese trabajo.

 

La ténica

El artista señaló que se trabaja con cera de abeja derretida esta se aplica en la seda o en el algodón, luego de haber trazado los motivos con lápiz. Con una herramienta que es similar a una cuchara se toma la cera y se va aplicando sobre la misma línea dibujada.

“Este es un trabajo que requiere mucha paciencia hasta llenar lo mínimo dos metros de tela, luego se piensa en el color. Primero se trabaja con el más claro y la cera lo que hace es bloquear para que un color no penetre en otro”, advirtió.

El tiempo que dura el proceso depende de la cantidad de colores que se mezclen, porque según él, lo que más tarda es la aplicación de la cera, sin embargo, la media indica que hacer un batik puede llevar hasta cuatro meses.

Un batik puede llegar a costar varios miles de dólares y como dato curioso cabe resaltar que durante 35 días la tela pasa en agua con sal para que salga suave.

Hoy a partir de las 7 de la noche Dirian Mejía compartirá su nueva faceta como artista, en Galería Códice. Los batik estarán a la venta a precios simbólicos, para quienes deseen conversar un fragmento de la cultura indonesa.