•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El olor infecto de la poesía y la humedad que arde en la oscuridad del ser afloran en Perfil del olvido, la nueva obra poética de Humberto Avilés. Para este autor, los versos son la manera de compartir la soledad del ser y aunque confiesa que olvidó la mejor manera de hacerlo durante 43 años, tiempo en el que no escribió, este es el perfil de su olvido.

“Si no reconocemos la fuerza transformadora del arte y de la poesía difícilmente podríamos sentirnos vivos. Si la poesía pudiera exportarse seríamos la primera potencia del mundo pero no se puede correr el riesgo de enmarfilarnos en torres que no existen, si uno no revisa de qué manera se ha llegado a transmitir un mensaje y en qué medida esa palabra contribuye a transformar la realidad eso nos puede llevar a encontrarnos con ídolos de barro”, argumentó.

Para él la poesía es catarsis como proceso de purificación de todo ser humano que permite fajarse con la palabra, combatir con ella. Para él gracias a la palabra se tiene mayor capacidad de llegar a quien lee, “porque un poema es música con el ritmo, con su armonía y es sonido y también sugiere imágenes visuales de manera que no admite oídos perezosos ni ojos perezosos y todo lo demás queda a la imaginación de quien interpreta”.

En cuanto a la temática de Perfil del olvido, Avilés señala que es variada y que está concebida a partir de los poemas recogidos en diez poemarios, por lo tanto la estructura es de diez apartados el primero y el más extenso es una antología personal de 1976 a 2012, en la que hay poemas españoles, “donde se siente la quemadura de España he escrito recordando esa época que España fue una llama que quemó mi ser”.

Luego está Retorno, que abarca un periodo de 1981 a 1990, formado por poemas nicaragüenses, continúa Interludio de Madrid, con versos de 1992 a 1997 y luego Dones de la lluvia, que ya es de nuevo en Nicaragua pero más concretamente en Granada. Se complementa con Pequeño todo.

En Lisis amatorio reconoce que hizo una metáfora conyugal, son cinco poemas dedicados a su compañera de vida y termina con Adoneseres en la que evoca a los ancestros.

Abogado de formación y deformación, como él mismo lo dice, Humberto Avilés obtuvo un premio de poesía en España y este libro lo presentó el 15 de mayo en el Banco Central de Nicaragua.

La segunda presentación será este sábado 25 de mayo, en el Cafetín Literario Kolschitzky, ubicado en Masaya. La entrada es gratuita.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus