•  |
  •  |
  • END

Cuando uno piensa en las grandes estrellas de la música latina, puede que la imagen de dos hombres de mediana edad, con sus correspondientes canas y barriguitas, arraigados en un pueblo del sur de España no salte a la mente. Pero en la lista de los Billboard Hot 100 de los últimos cincuenta años, Shakira, Juanes, Enrique Iglesias, Daddy Yankee y otras celebridades han quedado atrás de Los del Río.

Hace ya quince años que la canción y su inescapable baile contagiaron al mundo, arrasando por las emisoras de radio y los clubs internacionales, e incluso llegando a la política estadounidense, como una de las canciones que animó en 1996 la campaña electoral de Bill Clinton y Al Gore.

Ese mismo año, una versión bilingüe de Macarena --el Bayside Boys Mix-- pasó 14 semanas en el puesto número uno de la lista Hot 100 de Billboard, batiendo el entonces récord por semanas en el número uno. Estuvo 23 semanas en el top 10, y un total de 60 semanas en la lista: de todas las canciones que llegaron a número uno, es la que duró más tiempo en la lista durante esta mitad del siglo. Una versión original de Macarena se mantuvo 21 semanas en la Hot 100, y Macarena Christmas aguantó un mes. Un popurrí de artistas globales ha grabado por lo menos cuatro mil covers en varios idiomas. Y este mes, Los del Río esperan lanzarse otra vez a las listas con una nueva versión grabada con el cantante crossover Jon Secada.

Macarena no para, dice Rafael Ruiz Perdigones, quien integra Los del Río con Antonio Romero Monje. “Es la canción de la alegría. Sin pensarlo, hicimos algo muy especial, el mundo entero quiere a Macarena”.

Aunque Los del Río han seguido grabando discos por los años, la suerte no ha tocado dos veces.

“Cuando a uno en la vida le ha costado mucho trabajo es distinto que a uno que es un overnight success”, dice Romero vía telefónica desde su casa en Dos Hermanas, un pueblo a unos cinco kilómetros de Sevilla donde existe una calle con su nombre. “Si el camino ha sido largo, no te va a molestar nunca ser número uno en el mundo”.

Ruiz y Romero se conocieron en un bar del barrio en Dos Hermanas. En los sesenta, entre billares y futbolín, decidieron formar una banda, y rápidamente se pusieron a tocar sevillanas y rumba flamenca en las fiestas del pueblo, y luego en Madrid, donde tocaron en el histórico tablao flamenco Las Brujas, que frecuentaron artistas como Lola Flores y Paco de Lucía.

Así, con fiestas populares, festivales musicales y conciertos en negocios locales, siguió la cosa, hasta que en el año 1992 el dúo fue invitado a tocar en Venezuela, donde conocieron a una chica que bailaba flamenco con gracia. Su nombre no fue Macarena, en realidad fue Diana, pero Romero le puso “Magdalena”, y en su memoria quedó así.

“La canción la compuse yo”, cuenta Romero. “Conocimos una chica, una morena venezolana, me dio por decirle ‘dale a tu cuerpo alegría Magdalena’ y cantársela. Fue una rumba, al principio se hizo con una raíz muy africana, muy rumbera”.

De vuelta en España, Romero cambió el nombre de la chica de la canción a “Macarena” --el de su hija, y también nombre de la patrona de Sevilla--. En 1993 se grabó el tema.

“En Sevilla gustaron del soniquete”, recuerda Romero. “Se hizo canción de verano por toda la costa andaluz. Salió por la frontera y desde allí por todos los rincones del mundo”.

La canción cogió rumbo a Latinoamérica, sonó fuerte en Puerto Rico y por radio y bocas aterrizó en los clubes de Miami. La mezcla de los Bayside Boys (unos productores con nombre que suena a un centro cultural miamiense), que Rafael califica como “discoteca pura y dura”, catapultó la canción a las listas.

Con unas letras en inglés y español, un gracioso video y el facilísimo baile, Macarena se volvió en un verdadero fenómeno.

“Estamos agradecidos porque el público siempre nos ha tratado con mucho cariño”, dice Ruiz. “Todo el éxito se lo debemos también a Norteamérica”. Lamenta no haber tenido la oportunidad de cantar la canción acompañados por Clinton tocando el saxo.

Eventualmente pasó el entusiasmo global para la Macarena, y Los del Río básicamente volvieron a su rutina de siempre, ya respaldados por los considerables ingresos de las ventas y derechos de la canción.

“En los últimos años hemos estado trabajando muchísimo en España”, asegura Romero. “España es muy rica en verbenas y ferias. Iremos rotando el país. Cuando tú tienes en tu casa, en tu país, mucho trabajo, no te preocupa salir fuera”. Pueden actuar en unos 50 eventos cada verano, y por supuesto en cado uno tocan Macarena.

Ahora, con los dos artistas llegando a los 60 años, están por lanzar un nuevo álbum, que Romero clasifica como “una fiesta”. La alegría vendrá en forma de temas nuevos y colaboraciones con Óscar de Leon, The D.E.Y., y Secada, quien se une con Los del Río para cantar una versión actualizada de Macarena, en lo cual la famosa chica de “cosa buena” sueña con comprar en importantes tiendas.