•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

Hay algo más poderoso que la diferencia de civilizaciones: el márketing global. Hoy se inauguró en Taipei la feria de la electrónica Computex.

Horas antes de la apertura, el presidente de Asus, Jonney Shih, la anunció como “la revolución”, “lo increíble” incluso la “transformación de nosotros mismos”.

En una presentación multitudinaria, con periodistas llegados de todo el mundo, invitados por Asus, fue descubriendo los nuevos aparatos con un mensaje que parecía extraído de la filosofía del pequeño saltamontes. “Hemos unido la ingeniería con el humanismo”, dice. “Hemos unido en un aparato el trabajo, el ocio y las red sociales”.

Y del fondo del escenario brotaban dos azafatas, una asiática y otra occidental --que hay que cuidar las formas-- con un aparato “único” y por supuesto “revolucionario”: Fonepad Note. Efectivamente, a algunos lectores igual Note les suena a Samsung, pero que tire la primera piedra aquel que esté libre de alguna copieta.

Al margen del nombre es novedoso el aparato: una tableta de seis pulgadas con conexión telefónica 3G, una resolución de pantalla extraordinaria (1920x1080) en aparatos de sus características, con altavoces frontales en estéreo y con procesador Intel, que comienza a entrar en el mercado de smartphones y tabletas. Sigue la tendencia de los móviles grandes. Del precio, sin noticias por parte de Shih, que con su eslogan “Buscando lo increíble” presentó una tableta de 7 pulgadas de pantalla, con solo 302 gramos de peso y 10.8 milímetros de grosor.

Se llama Memo Pad 7, incluye cámara de 5 megas y otra frontal de 1.2.

Lleva procesador arm y la pantalla es hasta con diez dedos multitáctil, pero lo mejor es su precio: US$129 la de 8 gigas y US$149 la de 16.

 

Tres en uno

Pero Shih no se paró ahí. De aparatos para la calle pasó a los aparatos del hogar con routers y mandos remotos, pero la traca final de su show fue el BookTrío, un tres en uno, como lo definió el presidente de la compañía. Es un ordenador portátil, pero también una tableta y un PC de sobremesa a la vez. Va con sistema operativo Android y con Windows 8, según lo requiera la ocasión. Lleva un procesador Intel Core 7, así como otro Intel básico. Se podrán comprar programas tanto en Google Play, como en la en la Windows Store. Es la tritableta, con pantalla de 11,6 pulgadas y disco duro de 750 gigas, que funciona con teclado físico o sin él y que cuando se queda sin batería basta insertarla en el teclado para que recupere la vida. Es el más difícil todavía --al igual que averiguar su precio--, y la mejor prueba del cumplimiento del lema de Shih: “Nos transformamos nosotros mismos”.