•   Italia  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

Clásicos o de líneas rectas y actuales, los diseños de sofás son un elemento más de la decoración, pero indudablemente debe de tratarse del más confortable, sea cual sea su estilo.

Eso es lo que ha tratado de transmitir la firma Pepe Peñalver, que ha dado un paso más en su abanico de propuestas textiles para vestir ambientes con Contract, una línea de sofás propia.

Los responsables de la firma los califican de modelos muy “versátiles” y confortables que se pueden tapizar con un sinfín de colores para así poderlos adaptar a cualquier estilo decorativo.

Para esta primera incursión en el ámbito de los sofás de colección propia, los modelos Sorolla y Velásquez disponen de una gran variedad en su construcción con plazas y acabados diversos.

“Mantienen características estéticas muy diferentes, pero el objetivo de ambos es que se trata de piezas válidas para todo tipo de estilos y ambientes, en los que prima potenciar la elegancia de un mueble que invite a sentarse y disfrutarse”, dicen los responsables de la firma.

El diseñador y arquitecto danés, Arne Jacobsen y las sucesivas series de su sofá 3300 han supuesto todo un cambio en la decoración de interiores. Con una estructura casi arquitectónica, con armazón y finas patas cromadas que dignifica el salón donde se sitúa.

Aunque mantiene sus proporciones clásicas, lo cierto es que dispone de diferentes tamaños, líneas rectas, puras, sin densidad, pero cómodas que surgieron de su propia necesidad personal al diseñar los muebles de su hogar en 1940, diseños modernos que nadie diría que proceden de esa época.

Nuevos diseños

Este año, durante la Semana del Diseño de Milán, B&B Italia ha presentado las novedades de uno de sus colaboradores más próximos, Paolo Piva. Su sofá Andy’13, diez años después de haberse convertido en un clásico, adopta nuevas medidas que no modifican su disponibilidad al transformarse de sofá en chaise longue.

La profundidad pasa a ser de cuatro y puede variar, según la inclinación del respaldo o el avance de los asientos. Bajo el perfil estético, su aspecto parece más suave y la base ha variado mediante el uso de una barra con acabado cromado brillante o cromado negro.

Además, gracias a sus características formales de asiento plano y avance Andy’13 se transforma en una cama confortable con una profundidad de 100 centímetros, si además se desplaza el asiento la profundidad aumenta hasta 117. El reposacabezas y el soporte lumbar contribuyen también a aumentar el confort.

 

Rellenos

Los rellenos de espuma o fibra de los sofás de la firma Laura Ashley modifican sustancialmente el estilo final del diseño, pero no la comodidad.

Puestos de dos plazas que se agrandan hasta convertirse en rinconeras de seis son toda una apuesta, que además también puede transformarse, en el caso del Kendal, en sofá-cama.

De pluma y silicona son los rellenos por los que opta el diseñador Gabriel Teixidó en su diseño de vanguardia, Reset, un sistema que evita deformaciones en el asiento una vez utilizado.

Diseños divertidos son los que propone la firma Oruga, ideal para ambientes juveniles con respaldos cortos, botonaduras y un diseño en el que la calidez atrapa los sentidos y el deseo de tumbarse.

Líneas curvas son también las que muestra el diseño de Rubeli, en las que la línea continua desde el respaldo al apoya brazos y en el que las patas se encuentran ocultas.