•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una promesa cumplida: 7 horas de la mejor música electrónica. Los amantes de este género fueron sometidos a una descarga nunca antes vista en la que vibraron al ritmo de los Dj más representativos y prestigiosos.

En el escenario, el representante nicaragüense fue Dj Revuelta Sonora, quien tuvo la gran responsabilidad de ambientar a la masa congregada para que alzara las manos y dejara electrizar sus cuerpos con el poder de las notas.

Tal como se había anunciado la tarima también sería el escenario en el que tres jóvenes DJ originarios de Guatemala vendrían a mostrar el talento de la república centroamericana.

Por otro lado, el público también fue sorprendido con la instalación de juegos mecánicos en el terreno, con el objetivo de mantener en la estratósfera el nivel de adrenalina.

Gritos, movimientos variados y derroche de energía reinaron en el evento en el que Dj Pako Rodríguez hizo gala de toda su experiencia que se ha forjado en diversos países junto a grandes de los platos, incluido Paul Van Dyk, con quien ya había actuado en Nicaragua.

Ale Q y Carl Nunes fueron los guatemaltecos que por primera vez pisaron suelo nica y tal como lo habían adelantado en horas tempranas vinieron dispuestos a hacer bailar a todos.

Ni los amagos de lluvia pudieron frenar al público prendido que sabía que estaba disfrutando de una noche inolvidable y pionera, puesto que la calidad del montaje no se había visto nunca antes en nuestro país.

En cada tarima y en diversos sectores del terreno se estrenó el sistema de repetidoras de sonido, que permitían que el público estableciera una conexión más íntima con la música. Ni qué hablar del escenario, donde la V de Vand Dyk se imponía tanto en las estructuras metálicas como en las disposiciones lumínicas, que dicho sea de paso eran un espectáculo por sí solas.

La noche fue perdiendo su juventud mientras los jóvenes “electrónicos” no solo conservaban sus energías, sino que daban muestras de la cantidad que tenían para derrochar.

Así tras las presentaciones de estos chicos vino uno de los más esperados y aclamados de la noche, el Dj alemán Alex Morph que puso a volar al público con sus inigualables mezclas durante más de una hora. Cuando la gente estaba más que prendida, apareció en escena el mimado de la noche, y como por arte de magia el entusiasmo pasó a niveles inimaginables y los gritos empezaron a hacer eco.

A pesar de que hubo una falla técnica que conllevó que las mezclas de Van Dyk enmudecieran abruptamente, el público se comportó a la altura y lejos de incomodarse empezó a corear el nombre de su ídolo que como muestra de agradecimiento se unió a la aclamación. Primero estrechó la mano de varios fans y luego los sorprendió abandonando la tarima y mezclándose entre ellos para permitir que se fotografiaran con él. Mientras la algarabía por tener tan cerca a su Dj predilecto era incontrolable, el equipo técnico solucionó la falla y la fiesta continuó en una madrugada que muchos recordarán por la calidad impresionante con la que contó Nite out tribu fest.