• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Una voz inmortalizada en Nicaragua y en el mundo. Un hombre cuyos primeros acordes de corte nica, como él los define, fueron dedicados al escapulario de su tierra: la alforja campesina, cuando apenas tenía 20 años.

Carlos Mejía Godoy, quien con orgullo ha vestido las típicas cotonas como una moda atemporal, ha exaltado los dichos y refranes como huellas de la sabiduría popular, y ha puesto su guitarra, su voz y su acordeón al servicio de las causas sociales que ha considerado justas, arriba a 70 años con optimismo y con la firme ilusión de que todavía se puede llegar a construir una mejor Nicaragua.

Su vida y su carrera serán celebradas este miércoles en un concierto que, afirma, lo ha llenado de enorme satisfacción, porque fue pensado y organizado por sus hijos, “sobre todo porque montar un espectáculo en el Rubén Darío no es nada fácil”.

Creador del segundo himno nacional

El hombre que no solo le ha regalado un cancionero completo a Nicaragua sino también la canción más hermosa y cargada de patriotismo, llamada el segundo himno nacional, “Nicaragua, Nicaragüita”, está sumamente feliz de que sus hijos hayan hecho ese gigantesco esfuerzo, que afirma va a resultar en una experiencia muy linda.

“Me llena de mucha emoción saber que estaré con ellos compartiendo el mismo escenario, en una gala en la que participará La Cuneta, donde están mis hijos Carlos Luis y Augusto, también estará mi otro hijo con su grupo Raza Oculta, él es Carlos Alexis. Además, cantará mi sobrino Perrozompopo, y no podía faltar mi hermano Luis Enrique con su grupo Tierra Fértil. Yo también cantaré con Los de Palacagüina, que me han acompañado durante mi carrera”, adelantó el homenajeado.

Asimismo, dijo que hay otros artistas invitados que con mucho cariño se unieron a sus hijos y a sus sobrinos para participar en este espectáculo que iniciará a las 7 de la noche, y en el que cada grupo va a montar canciones de su autoría en versiones libres.

“Yo les he dado libertad total y absoluta para que ellos monten El Cristo de Palacagüina, El almendro de onde la Tere, Quincho Barrilete, la María de los guardias y los temas de la Misa Campesina”, señaló.

Nuevos temas

Por su parte, dijo que “mientras ellos recrearán ese cancionero tradicional, yo me voy a dedicar a mostrarle al público algo de lo nuevo, como el Soneto a Jesús Crucificado, que es considerado el más bello y perfecto en lengua castellana, así como Oración por Marilyn Monroe, que estrené en el Festival de Poesía de Granada, en el que hay una denuncia contra la sociedad de consumo, que toma a una mujer anónima, la endiosa, y cuando vuelve a ser el ser humano frágil que muere de soledad no hay nadie porque no le pueden seguir sacando el jugo, y también va a cantar el Alarido para Bosawás, porque ya no basta gritar, pedir o reclamar”.
Según el cumpleañero, en este nuevo contexto político la canción contestataria o rebelde siempre tiene espacio porque siempre hay algo por qué luchar y protestar, pues se siguen cometiendo violaciones a los derechos humanos y a la naturaleza.
“Siempre habrá razones para cantar porque, desgraciadamente, los atropellos no se terminan. Alarido para Bosawás tiene que ver con la solidaridad con los hermanos mayangnas que tienen derecho a tener su propio territorio”, aseveró.
Así que, dijo, espera “una noche hermosa llena de amor, cariño y fervor para Nicaragua, y yo lo recibo emocionado, pero esto me compromete a que los años que me quedan de vida los seguiré dedicando a promover los valores sustanciales y cívicos, la armonía, la democracia, la solidaridad y el apoyo a las mejores causas, como la de los viejitos que andan luchando por sus derechos”.
“Donde mi solidaridad modesta pero firme sea necesaria ahí estaré, esa es la herencia que les dejo a mis hijos, un puñado de ideales que son más importantes que cualquier cosa superficial”, concluyó el cumpleañero.

Tome nota

El concierto en homenaje a los 70 años de Carlos Mejía Godoy se realizará mañana miércoles 26 de junio, a partir de las 7 de la noche. Los boletos cuestan C$250; C$200; C$150 y C$100, según localidades.