•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La carrera como folclorista de doña Haydée Palacios nació en las aulas de clase de primaria de la vieja Managua y hoy, orgullosa, afirma que está cumpliendo 43 años de entrega total a promover nuestro folclor nacional.

“Desde los años 60 venía motivando el folclor en la niñez, pues como maestra normalista sentía la inquietud de transmitir ese conocimiento a los más pequeños. Además mi raíz es Masaya y el folclor nosotros lo llevamos en el corazón, en la sangre; al punto de que no podemos oír marimba porque estamos bailando hasta sentados, por lo tanto quería incentivar y rescatar tradiciones con los niños”, explica la profesora de generaciones.

Según afirmó, con su empeño logró que se incluyera en los planes de educación formal el estudio del folclor, gracias a que presentó un proyecto al Ministerio de Educación, después de eso empezó a trabajar con alumnos de secundaria y reconoce que era más difícil porque los jóvenes no valoraban el aprendizaje de la danza folclórica.

“Conté con el apoyo de los directores de los institutos donde llegué y fundé los tres más grandes grupos folclóricos de Managua: el del Instituto Ramírez Goyena, el de la Escuela Nacional de Comercio, hoy Instituto Manuel Olivares, y el del Rigoberto López Pérez”, recordó.

Palacios dijo que todos fueron excelentes alumnos, pero decidió quedarse con los del Ramírez Goyena, que fueron el alma de su ballet, que antes llevaba el nombre de Ruth Palacios, una bailarina que apoyó la insurrección, y fue hasta hace 20 años que decidió ponerle su nombre, como fundadora y profesora de generaciones.

“Así que inicié en las aulas del Goyena con una pareja de jóvenes talentosos y tantos años después puedo decir que mi legado al país es todo mi repertorio cultural, porque he sacado del baúl donde están guardadas las tradiciones, aquellas expresiones genuinas del folclor para poderlas proyectar al escenario, conservando sus pasos, su vestuario y su temática”, dice la profesora Palacios.

Doña Haydée Palacios dice que sus mejores obras de trabajo son los ahuizotes, que relatan todos los cuentos y leyendas de nuestra Nicaragua a través de danzas y el baile de las inditas de canasto, sin dejar fuera las pastorelas con la autenticidad de vestimenta de todos sus personajes.

“Creo que mi trabajo es todo un legado que estaba guardado en las expresiones populares y que a través de mi ballet se proyectan, otros grupos los han retomado y mi orgullo es estar siempre vigente, pero sobre todo enseñar a los jóvenes y niños a que se sientan más nicaragüenses”, concluyó.

Tome nota

Para celebrar estos 43 años de vida artística, doña Haydée Palacios tendrá su gala esta tarde, a partir de las 6 pm. en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío.