•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Óscar Jaenada ya tiene el bigote puesto y se ha acostumbrado a “cantinflear” frente a un espejo, pero solo puede mostrarlo cuando las cámaras se encienden, pues su “look” es uno de los detalles más celosamente guardados de la cinta que comenzó a rodarse en México.

“Lo que queremos es que sea una sorpresa para el público. Sin duda, la primera cosa que causa mucho morbo es ver cómo está caracterizado y cómo habla. Entonces son dos de las sorpresas que tendremos”, contó a Efe el director del filme, Sebastián del Amo.

Atrás queda la polémica de por qué elegir a un español para interpretar a Mario Moreno “Cantinflas” (1911-1993), considerado el “Chaplin mexicano”, pues con solo unos días de rodaje Del Amo está convencido de que los críticos se van a sorprender con el resultado.

“Él está haciendo un trabajo realmente espectacular, estupendo, estoy muy contento de cómo está aterrizando la imitación de ‘Cantinflas’ y también de cómo está construyendo el personaje de Mario”, explicó.

Y es que este papel es de dos personajes, el del ‘Cantinflas’ eterno, gracias a su aparición en 51 largometrajes que dieron la vuelta al mundo, y el del actor serio, Mario Moreno, con una vida no libre de problemas y leyendas.

Desde que supo que se iba a llevar al cine la vida del cómico, Jaenada se obsesionó con conseguir el papel porque es “uno de esos personajes que llenan artísticamente, que tienen muchas aristas”.

“Uno puede desarrollar un trabajo completo y a la vez demostrar las habilidades para seguir creciendo y exponiéndose al mundo”, dijo en una entrevista con Efe.

“Tenemos que buscar lo que queremos, y hay personajes que necesitan estar ahí, viajar, hacer las maletas y pelearlos durante mucho tiempo, y este fue uno de ellos”, añadió el intérprete de 38 años.

Por un lado está el personaje de ‘Cantinflas’, del que, gracias a los numerosos documentos gráficos existentes ha podido aprender todo, desde la forma de andar, de poner los hombros…, todo ese compendio de cosas con las que los actores juegan para crear un puzzle.

Y por el otro, Mario Moreno, un hombre serio, cantante, escritor, actor, compositor y productor, cuyo trabajo de interpretación es “más artístico, más personal, más interpretativo”.