•  |
  •  |


Como un chavalo somoteño de 22 años se siente Luis Enrique Mejía Godoy ahora, que ya suma en el escenario 40 años de carrera artística. Ese acontecimiento el cantautor nacional lo celebrará el próximo jueves seis de diciembre en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío, donde ofrecerá un concierto al que le ha dado por nombre Vivir para cantar.

Las respuestas de Luis Enrique parecen tejer un improvisado poema, es pícaro y risueño, ansioso por presentarse una vez más ante el público que espera escuchar temas como “Pobre la María”; pero su emoción aumenta porque para celebrar su trayectoria artística compartirá escenario con el grupo que una vez fundó: Mancotal. También se suman al festejo Carlos Mejía Godoy, el grupo Tierra Fértil y La Compañía Nacional de Danza, de la UNI.
Mancotal regresa tras 18 años
El grupo Mancotal fue fundado en 1980 por músicos con distintos gustos musicales (rock, jazz y folclor). El nombre de la agrupación nace en honor al héroe nacional Germán Pomares, quien fallece en el cerro El Mancotal, en Jinotega.

La finalidad del grupo era, según Luis Enrique, experimentar los diferentes formatos sonoros de América Latina y el mundo; pero con base en los ritmos de la música popular nicaragüense. Los músicos que formaron parte del proyecto musical fueron: Raúl Martínez, Armando Ibarra, Luis Emilio Martínez, Julio Cansino, Alejandro Tenorio, Edgar Aguilar, todos con gran prestigio artístico.

Mancotal fue un capítulo que se cerró en 1989, y confiesa Luis Enrique que le “pican las manos” por retomar el proyecto, pero no hay nada decidido aún.
Terco y enamorado
Para Luis Enrique, los nueve años de vida de Mancotal marcaron su vida y sirvieron como base para el mestizaje de ritmos, incluidos los caribeños. Con la agrupación, el artista grabó cuatro discos, entre ellos: “Un son para mi pueblo” y “Nicarafricano”.

Cabe destacar que durante su carrera, este siervo de la música popular nicaragüense ha grabado un total de 22 discos, con temas que han sonado en varios países del mundo. Son canciones con contenido social, pero también el amor está en las líricas de Luis Enrique, “porque soy un enamorado del bolero y tengo dentro de estos 40 años, mi último proyecto, que fue un disco de boleros”.

Según él, no hay secreto para llegar a 40 años de carrera artística, pero su terquedad y voluntad han contribuido. “También hay una exigencia de cuidarse la salud. Este concierto se llama Vivir para cantar, y para cantar primero hay que vivir, y si yo quisiera vivir, tengo que cantar, porque no puedo vivir sin cantar”, afirmó el artista.
El show
Vivir para cantar será una fiesta auténtica para los sentidos, para celebrar el orgullo de ser nicaragüense. El repertorio incluye más de 30 canciones, entre sus clásicas y las nuevas, además habrá una exposición de fotos, poemas, cuadros dibujados por Luis Enrique Mejía y discos. Los precios de entrada son 250, 200,150 y 100 córdobas.