•   Detroit, Michigan  |
  •  |
  •  |
  • Esmas.com

A pesar de ser la red social más usada en todo el mundo, no necesariamente hace más feliz a quienes la frecuentan.

Según un estudio de la Universidad de Michigan (UM) a usuarios de Facebook y distribuido en Public Library of Science, el uso de la red social pronostica una disminución en el bienestar de la gente.

La idea era investigar la influencia de Facebook en la felicidad y satisfacción de sus usuarios.

“En la superficie, Facebook proporciona un recurso valioso para la satisfacción de la necesidad humana básica de conexión social”, explicó el psicólogo social de la UM, Ethan Kross, autor principal de artículo y docente asociado en el Instituto de Investigación Social (ISR) de esa universidad. “Pero, en lugar de realzar el bienestar, encontramos que el uso de Facebook pronostica el resultado opuesto, socava el bienestar”.

“Esto es un resultado de importancia crítica porque va al centro mismo de la influencia que las redes sociales pueden tener sobre la vida de las personas”, añadió otro autor del estudio, el científico cognitivo John Jonides, de la UM.

La investigación reclutó a 82 adultos jóvenes (todos con cuentas en la red social y smartphones), que son el grupo más numeroso entre los usuarios de Facebook. Luego, se usó el muestreo de experiencia –técnica confiable para medir cómo las personas piensan, sienten y se comportan en la vida diaria- a fin de evaluar el bienestar subjetivo de los participantes enviando a estos, mensajes de texto, al azar, cinco veces por día durante dos semanas.

Cada SMS contenía un link a una encuesta con cinco preguntas: ¿cómo te sientes en este momento?, ¿cuán preocupado estás?, ¿cuán solitario te sientes en este momento?, ¿cuánto has usado Facebook desde la última vez que te lo preguntamos? y ¿cuánto has interactuado “directamente” con otras personas desde la última vez que te lo preguntamos?

Los datos revelaron que cuanto más se usa Facebook durante un periodo, peor se siente el usuario.

Además, los investigadores también pidieron a los reclutados calificar su nivel de satisfacción con la vida al comenzar y al terminar el estudio. Y bueno, entre más se usaba la red social, más disminuían los niveles de satisfacción con la vida.

Ahora, hay que decir que los autores del estudio no hallaron pruebas de que la interacción directa con otras personas influyera negativamente en el bienestar. Por el contrario, detectaron que la relación cara a cara con otras personas hacía que los participantes se sintieran mejor al pasar el tiempo.

 

Esmas.com