•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • Efe-Reportajes

Naomi Watts ha sobrevivido al peor tsunami de la historia en “Lo imposible”, ha sido musa surrealista en “Mullholland drive” y la cándida belleza que consiguió enamorar a un comercial “King Kong”, un amplio y versátil registro que ahora da un nuevo giro con “Diana”, en la que da vida a Lady Di, la princesa del Reino Unido de trágico final que consiguió poner contra las cuerdas a la monarquía británica.

Bajo el lema “A veces la leyenda no es la historia completa”, el filme se estrenó en Londres rodeado de expectación: nueva información sobre el accidente en el que fallecieron Diana de Gales y su pareja, Dodi Al-Fayed, y una Watts convertida en la viva imagen de la princesa inglesa... ¿Alguien da más?

Diana versus Naomi

Pocas actrices pueden presumir de tener una carrera tan sólida como la de Naomi Watts. Valor seguro en la gran pantalla, dos veces nominada al Oscar por “21 gramos” y “Lo imposible”, la actriz australiana tiene una intuición innegable para elegir papeles interesantes, en muchas ocasiones sin leer siquiera el guión, simplemente confiando en el director.

“Me gusta colaborar con un director que tenga su propio lenguaje y su propio estilo”, señala la actriz.

Una fórmula que no le ha salido nada mal. Su filmografía acumula una nómina de admirables realizadores: Alejandro González Iñárritu, Peter Jackson, Woody Allen, David Lynch o Michael Haneke.

Una lista a la que ahora se suma el realizador alemán Oliver Hirschbiegel, todo un experto en personajes históricos que saltó a la fama por su retrato de los últimos días de Hitler en “El hundimiento” y que ha aceptado elaborar un retrato de los últimos años de “la princesa del pueblo”.

“Es una historia enorme, muy difícil y muy arriesgada. Hay mucha gente que siente que la conocía, y es muy difícil de investigar. Demasiada información, a veces contradictoria, porque resulta difícil saber quién está diciendo la verdad”, ha señalado la actriz australiana sobre la figura de Lady Di.

Watts ha conseguido, camaleónica como nunca, transformarse en la viva imagen de la princesa, según se pudo ver en las primeras imágenes de la película. Idéntico peinado, estilo de vestir e inapreciables gestos, mirada lánguida y triste incluida.

Sinopsis

La película arranca en mayo de 1997, cuando la princesa viaja a Pakistán para conocer a la familia del doctor Hasnat Khan, el prestigioso cirujano pakistaní con el que mantuvo una intensa relación y que fue “el amor de su vida”, según algunos biógrafos.

Además de la comentada y fotografiada vida amorosa de la princesa, “Diana” también trata de retratar las actividades benéficas de la princesa y su incansable afán por hallar la felicidad hasta el día de su muerte, hace 16 años, en un accidente durante una persecución con “paparazzis”.

 

Watts, actuación en estado puro

Nacida en Inglaterra hace 45 años, aunque nacionalizada australiana, Watts es celosa de su vida privada. No se ha casado, pero mantiene desde 2005 una relación estable con el actor Liev Schreiber, con quien tiene dos hijos, Alexander “Sasha” Peter (2007) y Samuel “Sammy” Kay (2008). Anteriormente, mantuvo una relación con el ahora fallecido Heath Ledger.

Entre su círculo de amigos se encuentran otros famosos intérpretes australianos como Hugh Jackman, Russel Crowe, Baz Luhrmann o Nicole Kidman. De esta última es íntima desde que, mucho antes de que ambas fuesen famosas, coincidieron en una audición para un anuncio de bikinis y compartieron taxi de vuelta. Incluso llegaron a tener casa común, cuando la actriz se separó de Tom Cruise.

Su estilo sencillo y poco llamativo en la alfombra roja suele hacerla pasar desapercibida en los “photocall”, aunque domina como pocas el arte de la elegancia. Su aparición en la última gala de los Oscar, con un vestido plateado de escote irregular de Armani Privé, fue una de las más alabadas, no solo por su estilo sino también por su complicidad junto a Schreiber.

Pero Watts no es solo carne de relumbrón y brillantina. Embajadora de Onusida desde 2006, la actriz se niega a ver a ver el sida “como números o estadísticas”, sino como “los rostros de los afectados y sus familias, que necesitan de apoyo”, señaló durante la ceremonia de su nombramiento.

Una vertiente social que parece compartir con Diana Spencer, a la que desde hoy encarna en el cine, donde seguro tendrá uno de sus más memorables tributos.