•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

El fenómeno literario “Cincuenta sombras de Grey”, punta de lanza del llamado “porno para mamás”, está más cerca del cine tras anunciarse que Dakota Johnson y Charlie Hunnan, encarnarán a Anastasia Steele y Christian Grey, una decisión que ha sido criticada por muchos fans de la trilogía.

Las relaciones eróticas más extremas surgen entre cuerdas y cinturones en el superventas literario “Cincuenta sombras de Grey”, cuyo éxito justifica la previsible adaptación de Hollywood a la gran pantalla, aunque a los actores confirmados les falta el amor más importante: el del público.

La inminente versión cinematográfica, que se estrenará el año que viene, estará dirigida por la realizadora Sam Taylor-Johnson, artífice de “Nowhere boy”, biografía de los primeros años del músico John Lennon protagonizada por su marido, el protagonista de “Kick-Ass”, Aaron Taylor-Johnson.

Además, en un esfuerzo por conservar el espíritu de la pluma femenina, la adaptación cinematográfica de la novela de Erika Leonard James llega escrita por Kelly Marcel, responsable también de la serie “Terranova” o de la película sobre el rodaje de Mary Poppins, con Tom Hanks y Colin Farrell, “Saving Mr. Banks”.

El contundente “no” a los actores

Sin embargo, el grito en el cielo ha sido puesto desde la boca de miles de incondicionales en desacuerdo con el reparto artístico, después de que todas las quinielas se descolocaran con las incorporaciones de Dakota Johnson y Charlie Hunnam como Anastasia Steele y Christian Grey.

Johnson se impuso así a otras favoritas como Emilia Clarke, célebre por su papel de Khaleesi en la serie “Game of thrones”, Alexis Bledel, de “The gilmore girls” y la película “Sin City”, o Emma Watson, que se despojaría de su imagen más inocente tras sus roles en la saga de Harry Potter y “The perks of being a wallflower”.

Las especulaciones sobre quién interpretaría al atormentado millonario Grey, un papel codiciado por la estrella del porno James Deen, crecieron y, aunque al principio los admiradores conjeturaron con estrellas del cine como Ryan Gosling o Chris Hemsworth, las apuestas se centraron más tarde en ídolos televisivos como Alexander Skarsgard, Ian Somerhalder o Matt Bomer.

La confirmación de la modelo Johnson, hija de Melanie Griffith y Don Johnson e intérprete de cintas como “Crazy in Alabama” o “The social network”; y Hunnam, protagonista de “Green street hooligans” y “Pacific rim”, ha motivado que numerosos prosélitos del fenómeno firmaran en internet misivas de protesta por lo que ellos consideran lo que en argot cinematográfico se conoce como un “miscasting” (una mala selección del autor).

Así, la plataforma Change.org recogió la petición de los fans de “Cincuenta sombras de Grey” dirigida a los productores, solicitando la contratación de Bomer y Bledel, requerimiento ante el que el empresario Dana Brunetti afirmó que debían tener en cuenta más elementos antes que el aspecto físico, como “la disponibilidad, el deseo de hacer el papel o la química con el otro actor”.

 

El fenómeno del “porno para mamás”

La novela “Cincuenta sombras de Grey” narra la historia de la tímida estudiante Anastasia Steele, que vive una tormentosa aventura sadomasoquista con el misterioso Christian Grey, un oscuro millonario con el que la joven se abre al sórdido mundo del sexo extremo, en una relación de la que quizá nacerán sentimientos más íntimos como el amor.

La obra ha sentado las bases para un nuevo género comercial, el denominado “porno para mamás”, término que abarca novelas eróticas escritas por mujeres para el gran público, sin ánimo de escandalizar, y en la que también se enmarcan textos como la trilogía “Crossfire” de Sylvia Day o “La sumisa insumisa”, de Rosa Peñasco.

“Cincuenta sombras de Grey” también recoge un lado oscuro en su apoteosis de fama. A principios de año, un hombre sueco provocó la muerte de su novia tratando de recrear una de las prácticas sadomasoquistas del libro, según recogió el Daily Mail, ciudadano que ya ha sido puesto a disposición judicial y al que se le imputa por homicidio imprudente.

El éxito de la novela de E.L. James ha sido tal que ya ha suscitado su propia parodia, “Cincuenta sombras de Gregorio”, escrita por Rosella Calabro y que apuesta por un hombre corriente, plagado de defectos y más de andar por casa, que en su contraportada asume que “quizá sea menos encantador, pero es mucho más divertido”.

Con “Cincuenta sombras de Gregorio”, Grey y compañía se suman a la inmensa lista de libros con su jocosa versión satírica, textos como “Barry Trotter y la parodia desvergonzada” o “El sopor de los anillos”, entre otros.