•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La versión número 65 de los premios Emmy, que se realizará el domingo (y que transmitirá desde las 21 horas Warner Channel), ha estado marcada por las sorpresas desde el momento en que las nominaciones fueron anunciadas. Game of thrones tiene 16 categorías, incluyendo Mejor Serie Dramática, algo nada esperado, debido a que se trata de una serie de fantasía, género siempre ignorado por la Academia. Pero tras ese buen augurio inicial, ha perdido impulso en las casas de apuestas y la prensa estadounidense ve improbable que se quede con alguna categoría principal.

Lo mismo ocurrió con House of cards y sus nueve nominaciones, que de todas formas pasarán a la historia por ser la primera producción emitida en internet (Netflix) en lograr un cupo en esa categoría. Eso cambió totalmente el escenario y abrió la pelea en drama.

Apuestas seguras

Modern family (Fox) se encamina a su cuarto triunfo consecutivo como Mejor comedia, con incluso las casas de apuestas dándole amplia ventaja. Una de ellas, Sports Interaction, paga 1,44.

Por primera vez desde que ganara en su debut de 2010, dos series se asoman como competidores a tomar en cuenta: Louie (FX) y The Big Bang Theory (Warner). Y los analistas auguran que en el próximo año le podrían quitar el galardón. Julie Bowen y Ty Burrell, quienes interpretan a Claire y Phil Dunphy en el programa, también son favoritos a quedarse con la estatuilla en la categoría actor de reparto, repitiendo lo logrado por él en 2011 y por ella en los dos últimos años.

Otra que corre con ventaja es Julia Louis-Dreyfus, gracias a su estatus de favorita eterna de la Academia, con 14 nominaciones a mejor actriz de comedia en su carrera. Ahora postula por Veep (HBO). Ganadora en 2012, repetiría los honores, ya que tiene tres trofeos en su casa. La lógica de los Emmy dice que el ganador del año anterior siempre es favorito en la temporada siguiente.

Behind the Candelabra (HBO) está aspectada como la gran triunfadora de la noche en la categoría película o miniserie. La cinta de Steven Soderbergh, dicen los expertos, le reportará otros galardones a su actor (Michael Douglas) y guionista.

Claire Danes, por su parte, lidera la carrera para quedarse con el trofeo como mejor actriz de drama, por su lucido rol en Homeland. También es una consentida de la Academia y su papel de una agente de la CIA con un cuadro siquiátrico la hace la candidata perfecta, porque a los Emmy le gustan los roles extremos. Bryan Cranston ha logrado tres Emmy por su rol de Walter White, un profesor de química que se transforma en traficante de metanfetaminas en Breaking bad. Solo ha perdido una vez, frente a Damian Lewis en 2012. En la ceremonia de este año, tanto analistas como casas de apuestas aseguran que recuperará su premio.

Las posibles sorpresas

The daily show with Jon Stewart ha ganado en la categoría de mejor programa de Variedad todos los años, desde 2003. Pero dada la ausencia del conductor durante parte de este ciclo, The Colbert Report y Jimmy Kimmel Live podrían arrebatarle el invicto. Especialmente Jimmy Kimmel, quien tuvo un comentado episodio, donde Matt Damon se apoderó del show.

La fuerza actual de Breaking bad tiene a Anna Gunn (Skyler) haciéndole pelea a Maggie Smith (Downton Abbey), que ha ganado todos los años desde que la nominan por esa serie.

 

Perdedores de siempre

Aunque Mad men ganó cuatro veces como Mejor Drama, sus actores no tuvieron la misma suerte. Jon Hamm, a estas alturas, se ganó la etiqueta de eterno postulante. Por su parte, Amy Poehler acumula seis nominaciones por Saturday night live y Parks and recreation (Sony), todavía sin resultados.