•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Del vino se puede decir mucho, desde que es una de las más antiguas bebidas, hasta sus efectos saludables, o bien la muy discutida etiqueta para degustarlo.

Hay muchos mitos en torno a cómo disfrutar de este fermentado sabor. Los vinos reservas tienen mucho poderío, son fuertes, no se recomiendan para todo tipo de comidas, son más adecuados para asados y comidas fuertes; los crianzas son menos intensos y también pueden utilizarse para carne a la parrilla, y los jóvenes son más suaves de no más de un año.

De saber cómo combinarlo pasamos a cómo servirlo. Según Miguel Ángel López, de la tienda Piel deToro Productos Gourmet, el vidrio de la copa cuanto más fino es, el sabor se aprecia mucho más. Un aspecto importante a tomar en cuenta es que debe sujetarse desde el tronco para no calentarla.

“La temperatura debe estar entre los 12 a los 15 grados, que es lo normal en las bodegas. El vino nunca debe ser frío, porque pierde muchas características en el gusto y el olor”, enfatiza Miguel Ángel. Aprender a catar vino es un asunto de tiempo, pero podemos empezar tomando en cuenta ciertas recomendaciones: oliendo y respirando los aromas, probándolo, enjuagando un poco para aprender a degustar los sabores, indica el experto.

Cuidado con las combinaciones

Miguel Ángel recomienda que el vino no se beba por la noche, debe ser durante las comidas, cuando se mezclan con bebidas alcohólicas fuertes, los licores son incompatibles entre unos y otros, los espumosos como el champán y el cava es terrible combinarlos con cualquier otra bebida, “si se empieza con vino y se termina con vino no habrá tales efectos”.