•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Efe / Reportajes

Idolatrados mundialmente por millones de adolescentes, el grupo One Direction se puede considerar un fenómeno de nuestro tiempo, siendo capaz de causar tal expectación que en su nueva gira internacional pretende llenar estadios de fútbol al estilo de las grandes leyendas del rock.

Zayn, Liam, Niall, Harry y Louis llevan tan solo tres años en el mundo de la música, después de que en 2010 la edición británica de Factor X les uniese en un grupo capaz de desatar las pasiones de las adolescentes.

Son la “boyband” de moda y, de hecho, el clamor de sus fans por conocer sus vidas, sus anécdotas y las relaciones que unen a estos cinco chicos ha provocado que se estrenase en agosto con gran éxito un documental sobre ellos, “One Direction: this is us”, que en su primer fin de semana consiguió recaudar más de 18 millones dólares en Estados Unidos y 14,8 en el resto del mundo.

Nuevos triunfos, nuevas metas

Pretenden continuar por esta senda de triunfos, y para ello publicarán el 25 de noviembre el tercer disco del grupo, “Midnight memories”, en el que se incluirá uno de sus éxitos más aclamados, “Best song ever”. Tratan de aprovechar el impulso que, “Take me home” y “Up all night”, los otros dos álbums de One Direction, y con los que consiguieron vender más de 32 millones de copias y cosechar 61 números uno.

Un grupo que es aclamado mundialmente, y de hecho, en su próxima gira tratará de llenar grandes estadios de fútbol, al estilo de las grandes estrellas del rock.

El mítico Wembley y otros ocho de Irlanda e Inglaterra han colgado ya el cartel de no hay entradas, demostrando así que la popularidad de esta banda no tiene límites.

Es la segunda gira del grupo y tiene por nombre “Where we are stadium tour”. Comenzará en 2014 y visitará entre muchos lugares Londres, Dublín, Estocolmo, Copenhague, París, Amsterdam, Milán, Barcelona, Madrid y Oporto.

Persiguen el éxito que cosecharon al actuar en el O2 Arena de Londres y en su primera gira mundial, “Take me home tour”, en la que realizaron más de 100 conciertos en 21 países. “Nosotros hacemos música para pasarla bien. (...) Somos gente normal e intentamos hacer siempre todo lo que podemos como salir o ir al cine”, comentaba Harry Styles en una rueda de prensa.

Idolatrados por sus seguidoras

Levantan pasiones estos cinco chicos entre las adolescentes, que acuden a cada una de las citas con los músicos. Se rinden ante sus encantos y están dispuestas a hacer verdaderas locuras por cada uno de ellos.

“Cuando los veo, siento un hormigueo en la tripa, muchos nervios y se me pone la piel de gallina”, gritaba una adolescente, sin poder contener la emoción, cuando acudía al preestreno del documental.

“One Direction: this is us” mezcla impresionantes imágenes de sus conciertos con íntimas conversaciones que se suceden entre ellos.

Se descubren las relaciones internas de un grupo que ha dado un salto espectacular a la fama, en una cinta que, en definitiva, trata de contar qué significa ser realmente un One Direction.

En él se descubren sus gustos, se presentan sus familias, se revelan sus vidas antes de saltar a la fama y sus comienzos en la música.

Los cinco se presentaron por separado a la edición británica de Factor X tratando de luchar por conseguir un sueño: ser cantantes.

 

Convertirse en fenómenos

En solitario no fueron capaces de superar las eliminatorias, por lo que una de las jueces del programa les propuso crear un grupo, sin que nadie pudiese sospechar que acabaría siendo idolatrado por millones de adolescentes en todo el mundo.
Tras competir como banda, One Direction llegó a la final del programa en el que consiguieron el tercer puesto. Aunque no fueron elegidos ganadores, participar en Factor X les permitió convertir la banda en un fenómeno, al dar a conocer ese estilo que abduce a sus seguidoras.
Están creciendo acompañados de la fama, sus vidas son grabadas por las cámaras y sus incipientes romances se cuelan en las portadas de revistas. El noviazgo de Niall Horan con una modelo irlandesa o la boda de Zayn Malik con Perrie Edwards, son algunas de las historias de estos chicos que acaparan titulares, y es que a pesar de tener entre 19 y 22 años parecen inmersos en un juego en el que se han convertido en adultos demasiado rápido.
Surgieron tras fracasar por separado en Factor X, pero juntos parecen ser incontestables. Con tan solo tres discos lideran las listas de ventas, y en su primera gira internacional lograron colgar el cartel de no hay entradas en muchos de sus conciertos. Ahora, tres años después de haber nacido, aspiran a llenar grandes estadios de fútbol, algo que solo logran los grandes en la música.