•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un clásico del teatro llamado estudio por su autor, una lección de vida para quienes han logrado no solo disfrutar la obra, sino verse reflejada en ella. Moraleja tal vez, experiencia, quizás, una muestra de que detrás de la felicidad no siempre hay precisamente felicidad, sino una serie de espejos que reflejan y ocultan lo que así se desee.

El Canto del Cisne, de Antón Chéjov, es esa obra en la que el autor ruso representante del teatro moderno nos regala una metáfora sobre la vida de un actor cómico y cómo descubre la soledad que vive aún en medio de las masas que lo han aclamado y aplaudido.

Vacili Vacilich Svetlovidov es el protagonista de la historia. Un hombre en el ocaso de su vida, transcurrida en los escenarios. Ha cumplido 68 años y sus seguidores dedican una noche en su homenaje, para reconocer su trayectoria artística.

Sin embargo, el homenaje fue solo la antesala del fin, pues después de la función y de interpretar un papel durante el homenaje, Vacili se quedó dormido y al despertar todos se habían ido. Es en ese momento, como una niebla que nadie puede detener, lo invadió la soledad, que lo tomó de la mano y le hizo recordar su historia como actor, su vida de trabajos, su amor por las mujeres, su inclinación al alcohol, hasta sumergirlo en una asfixiante sensación de gran vacío.

La historia de este hombre con una vida en medio de tristezas, angustias, recuerdos de sus triunfos y fracasos como actor, y su tristeza por el desamor, será puesta en escena este sábado por el grupo de teatro Procenio.

Se conserva la esencia

“Conservamos la obra original de Chéjov pero al final damos un aporte como grupo Prosenio y no dejamos ese mensaje de soledad sino que el personaje se reviste de esperanza y reafirma su amor por el teatro, la vida, por la entrega y el respeto a todos los que trabajan sobre las tablas. Hemos tratado de despojar la obra de ese afán de histrionismo como vicio y debilidad de actores que corren el riesgo de perderse entre sus personajes”, señaló Juan Carlos Alemán, director de Proscenio.

Cabe destacar que Proscenio está conformado por artistas consolidados en diferentes ramas. Juan Agustín Guerrero (Justin) es un actor con experiencia, al igual que Juan Carlos Alemán, que ha estado en diversos grupos de teatro, y Zaida Benavides, artista plástica e impulsora de Galería Vértice.

Por su parte, Guerrero dijo que la obra resalta la importancia del trabajo no solamente del actor, sino en general y sirve para reconocer al trabajador en sí.

El Canto del Cisne será presentado este sábado a las 7 de la noche. El costo de la entrada es de 50 córdobas y el local será Galería Vértice, ubicada de Nestlé 5 cuadras al sur, mano derecha, casa 300.