•   Estocolmo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La canadiense Alice Munro, de 82 años, fue coronada con el Premio Nobel de Literatura por sus relatos cortos que exploran con sutileza las complejas relaciones entre hombres y mujeres, la memoria y la senilidad.

Munro, nacida en Ontario, Canadá, en 1931, es la primera canadiense y la décimo tercera mujer en alzarse con el más importante galardón de la literatura mundial, desde su primera edición en 1901.

La Academia consideró que Munro es una “maestra de la narración breve contemporánea” y elogió “su sutil narración, que se caracteriza por la claridad y el realismo psicológico”.

El miércoles en la noche Munro se quedó dormida olvidándose que el premio Nobel iba a ser otorgado. Y la Academia sueca se encontró con la grabación de su contestador telefónico antes de conseguir hablar con ella.

“Estoy terriblemente sorprendida”, pero también encantada, declaró Munro al enterarse que había ganado el premio más codiciado de las letras mundiales.

“Sabía que tenía posibilidades, sí, pero nunca pensé que ganaría”, añadió Munro, que contó a la cadena CBC que fue despertada por su hija quien le comunicó que el comité del Nobel le había otorgado el premio.

De su obra

Los temas y el estilo de la autora de “El Progreso del amor” (1986), “Secretos a voces” (1994) o “Demasiada felicidad” (2009), marcado por silencios, y por la presencia de un narrador que explica el sentido de los acontecimientos, le valió ser conocida como la “Chéjov de Canadá”, en referencia al escritor ruso Antón Chéjov.

Entre sus obras figuran,”Who Do You Think You Are?” (1978), “Las lunas de Júpiter” (1982), “Escapada”(2004), “La vista desde Castle Rock”, (2006) y "Demasiada felicidad”(2009).

En 2012, publicó su última obra, “Mi vida querida”, que salió en español en 2013.