•   San José  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el marco del Festival Internacional de Cine Paz con la Tierra, la noche del martes se estrenó en la Sala Garbo de San José, Costa Rica el documental “Black Creole. Memorias e Identidades”, sobre los afrodescendientes de la Costa Atlántica, de las cineastas nicaragüenses María José Álvarez y Martha Clarisa Hernández, de Luna Films.

El Festival se efectúa desde el 11 y culmina el 19 de octubre, con 140 películas y documentales que competirán a nivel local, centroamericano y latinoamericano por la mejor producción audiovisual. Además de “Brack Creole” participa “A mi lado”, que trata sobre el submundo de la delincuencia, la prostitución y la pobreza, ambientada en el antiguo botadero “La Chureca”, y la película costarricense “Princesas Rojas”, que trata un tema sobre la Revolución Sandinista.

La película

Black Creole relata los orígenes de los negros llevados de África, Jamaica y otras tierras del Caribe,y la formación de la cultura creole, sus arraigos y sus identidades en la Costa Atlántica de Nicaragua, donde coexisten con otras etnias como los misquitos, además de los mestizos.

Es un documental donde los mismos creoles relatan la llegada de sus antepasados, la conservación de sus danzas ancestrales como el Palo de Mayo en honor a la diosa de la fertilidad Mayaya, o el sincretismo religioso de su cultura, donde se fusionan la cosmogonía de sus antepasados africanos y la fe católica o protestante.

Esta producción también aborda las aspiraciones de los creoles en cuanto a una profundización en los logros de la Ley de Autonomía para las Etnias de la Costa Atlántica, y las dificultades que enfrentan las comunidades como las drogas o el desempleo, dos flagelos que agobian a los jóvenes del Caribe.

El público

Rafaela Velázquez Sandoval fue una nicaragüense con raíces caribeñas originaria de Laimus de Río Coco, que asistió a la presentación del documental. “Me siento identificada con la película, pues me recuerda mis orígenes, mis comidas y mi bailes”, dijo, para finalizar bailando Palo de Mayo entre la ovación del público.

Jorge Luis Palacios, un rivense que asistió también a la presentación, dijo sentirse satisfecho con la realización. “Conocer la cultura de nuestros negros caribeños y su historia definitivamente cambia nuestra perspectiva de la cultura negra y su riqueza. Nuestros jóvenes deberían ver esta película para aprender más de nuestra gente y de su historia”, enfatizó.