•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Miércoles, 6:45 pm. Todo está listo y tranquilo para empezar una velada de arte inspiracional. Al recorrer cada obra es imposible encontrar una favorita, cada una irradia más que la otra, llenas de un vibrante colorido nos trasladan a un jardín, casi podemos percibir los aromas por la definición y realismo de sus formas.

Esta cita es para apreciar Naturaleza Apasionada, cuyo nombre no podía ser más acertado, puesto que su creadora Rosario Ortiz de Chamorro le ha puesto alma y corazón a las 16 obras que engalanan la Galería Códice.

En una reseña sobre la obra de Ortiz, el poeta Julio Valle-Castillo ha dicho que la artista “empezó con deslumbrantes dibujos de flores al grafito, no solo por dibujos ni grafitos sino por el gris que lograba. De la limpieza de este dibujo pasó a la pintura al óleo con una paleta y un diseño a veces barroco por la ondulación y los contrastes”. Esta noche de inauguración estuvo colmada de mucho cariño hacia la señora Ortiz de Chamorro, y ella con una naturalidad y sencillez cautivantes mostraba un entusiasmo que contagiaba; uno a uno de los asistentes tuvieron momentos para compartir y felicitar el arte expuesto.

Pura pasión

Más que formas y naturaleza, el trasfondo de la obra expuesta tiene matices con una génesis en lo particular de la artista. “Siempre hay un pensamiento y un sentimiento atrás, el amor a la naturaleza viene de mis padres que me lo enseñaron, uso los números muchas veces pensando en lo que somos, por eso en uno de los cuadros hay cinco naranjas enteras que significa que somos cinco hermanos, y una partida representa a las nuevas generaciones que están por venir. Las aperturas que les doy a las frutas es que tenemos que encontrarnos a nosotros internamente, para descubrir dónde estamos fallando y qué podemos hacer mejor.

La señora Ortiz de Chamorro se ha decidido por esta temática porque “prefiero magnificar la obra de Dios en la naturaleza a través del color, y los colores más fuertes están en las flores y en las frutas. El color da alegría, transmite vida. Dejé de dibujar en blanco y negro un tiempo precisamente por el color y transmitir vida, por insistencia de mis hermanos que me pedían que no lo abandonara, lo retomé”.

Las obras que apreciamos en esta exposición le llevó 20 meses elaborarlas. “Mis cuadros son hechos a mano, hago el dibujo con un pincel, el resto con mis dedos. Cada cuadro lleva algo de mis yemas. Lo lijo yo misma, le doy el grosor para darle sello a la tela; los hago de seis en seis”, cuenta.

Comparte conocimiento

Ayer, en el segundo día de su exposición, doña Rosario invitó a 30 estudiantes del Instituto Juan Pablo II y les explicó en detalle sobre su obra completa, compartió una mañana agradable de retroalimentación.

Ella forma parte de un comité que desde hace nueve años apoya al instituto, donde además de su bachillerato los jóvenes pueden optar a una carrera técnica. A modo de sorpresa les informó a los muchachos que al mejor alumno le ofrecerá una beca para que pueda realizar sus estudios superiores en una universidad en Managua.

Compartir conocimiento se lo ha inspirado la figura de su padre. “Me viene de ver a mi papá en silla de ruedas, me dolía que lo extrañaría pero también que nos haría falta la sabiduría que se llevaba, esa es la urgencia de transmitir conocimiento”. Ya sea en el arte o en cualquier disciplina su recomendación es: “hacer lo que a uno le guste, porque en esa medida somos felices”.

 

Tome nota

La exposición Naturaleza Apasionada está disponible en Galería Códice hasta el 30 de octubre.