•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Establecer en Nicaragua un centro profesional de danza fue el sueño que el bailarín y coreógrafo Elvin Vanegas concibió junto a su colega Yadira Alemán.

Después de mucho esfuerzo han logrado concretarlo y juntos dieron vida a Dancing Soul, una escuela donde enseñan ballet, jazz, funky, danza contemporánea, flamenco, belly dance, zumba, aeróbicos y ritmos latinos.

“Nosotros buscamos aportar y reactivar la profesionalización de la danza. Yadira Alemán es graduada en Alemania, al igual que yo, y fuimos parte de diversas compañías de danza contemporánea en Nicaragua y en el mundo”, manifestó Vanegas.

El maestro Vanegas también señaló que en cuanto a la parte que ellos llaman reactivación, quieren darle oportunidad a niños de escasos recursos y con talento que no tengan dinero para movilizarse.

“Buscamos niños con todas las condiciones físicas y mentales, con la llama artística; ya hicimos la primera audición y ya iniciamos las clases. Tenemos previsto coordinar con gente del Mercado Oriental para trabajar ahí también”, continuó Vanegas.

Además, este dúo de talentosos pretende mostrar la danza como algo más que un hobby y elevarla a una categoría de profesionalización, al punto que se han preparado para formar bailarines con conocimientos de ballet clásico y contemporáneo, así como de jazz, además desde el punto teórico impartirán Historia de la Música y Folclore Internacional.

“El objetivo es crear un nuevo semillero de bailarines”

Por su parte, Yadira Alemán afirmó que “el objetivo nuestro es despertar una pasión integral en el bailarín y hacer que los que lleguen a estudiar puedan tener no solo la capacidad de bailar en un solo estilo sino que dominen técnicas de diversos géneros. Que nuestros alumnos al salir al exterior no estén en desventaja, que tengan las mismas cualidades de graduados en Europa”.

Por otro lado, Vanegas sacó a colación que en Nicaragua no hay teatro musical y después de seis años haciendo musicales el último fue Vaselina, afirma que es imperante trabajar en ese campo porque hay actores que no pueden bailar, y los bailarines no pueden cantar o actuar, por ello en Dancing Soul también impartirán esa modalidad.

Para contactos, pueden llamar al 2278-0949.