•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Mientras que algunas firmas apuestan por los tonos pastel y granates en los textiles de esta temporada, por las rendijas de la decoración se cuela la moda donde los cuadros hacen furor en faldas, blusas, camisas o pantalones.

Nunca se marcharon, pero ahora, siguiendo la estela a Escocia y a los clásicos de Burberry, los tapizados en sillas, cojines o colchas retornan a los cálidos cuadros. Un estampado poco habitual que reconforta al recordar las lanas en las que de manera habitual está confeccionado.

Un estampado que no pasa de moda y se engancha con la tradición y con un producto de calidad bien terminado. Una manera de actualizar sillas y butacas o, por el contrario, dar empaque a diseños actuales.

En un viaje o sobre un sofá, una manta de cuadros asoma como un complemento indispensable para que, por muy molesto que sea el desplazamiento, este resulte más confortable.

Aunque el verde oliva y el rojo intenso son los colores que vienen a la memoria si hacemos referencia a los cuadros, lo cierto es que la variedad de tonos es grande y no hay por qué limitarse.

Lanas y colores

Azules intensos con rayas negras y una fina en rojo; beiges, rojos sobre fondo blanco, granates o verdes e incluso fucsias o una intensa combinación de amarillos rojos y verdes resultan un revulsivo atractivo para quien quiera adaptarse a los nuevos tiempos.

Además del cachemir, los complementos están confeccionados en lana Shetland, que proviene de las islas del mismo nombre situadas en el norte de Escocia. Jamieson & Smith lana Shetland es la principal productora de lana de colores sobre la que se basa la industria de esta variedad de oveja. Once cuenta en su haber.

La firma de complementos del hogar por internet Achica.es se suma a la tendencia de la calle y la pasarela y se apunta al tartán, ofreciendo una gran variedad de complementos con este tipo de dibujo.