•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Rubén Darío y José Santos Zelaya frente a frente en una fiesta en honor del poeta es prácticamente el punto de partida de la trama que se desarrolla en la novela La puerta de los mares, escrita por el doctor Francisco Mayorga.

Este libro, según el autor, tiene su prehistoria, porque en marzo de 1999 él viajó a París, donde se reunió con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Enrique Iglesias, y un productor de cine francés, de apellido de Rosa, para conversar acerca de la posibilidad de realizar una película sobre Rubén Darío.

"El BID tenía la posibilidad de dar un auspicio a obras cinematográficas latinoamericanas, siempre y cuando hubiera aportes locales de contrapartida. A mí me pareció una gran idea y ofrecí un aporte personal de 50,000 dólares y la posibilidad de que mi grupo aportara unos 100,000 o 150,000.

El productor viajó a Nicaragua, se contactó con el poeta Julio Valle-Castillo para que preparara un ensayo que sirviera de base al guión de la película", señaló Mayorga.

Sin embargo, las circunstancias políticas y económicas se tornaron adversas para Mayorga, al punto que guardó prisión y estando ahí "pensé que en vez de perder el tiempo podía escribir la novela sobre lo que era mi idea de la película".

Y según explica, su idea era presentar a un Rubén Darío compro-metido con el futuro de Nicaragua, jugando un papel importante en las negociaciones diplomáticas sobre el canal de Nicaragua.

"Quería montar sobre el andamiaje de ese episodio histórico una novela que mostrara las intrigas en Washington, Europa y América Latina, y las intrigas locales que giraban alrededor de la dictadura de José Santos Zelaya. Y por supuesto, quería hacer un contraste entre el dictador y el poeta, dos personajes arquetípicos de nuestro devenir histórico, como lo ha expresado Julio Valle Castillo", argumentó.

Tesis central del libro

El autor explicó que en términos muy abstractos, quizá, la obra, financiada por Caruna, es “una reflexión sobre la maldición de Sísifo que ha parecido caer sobre nuestro país

Era mi deseo que el estudio de ese episodio histórico condujera a los jóvenes a reconocer los aciertos y los errores de los líderes del país, y a comprender que sin unidad nacional no es posible cumplir nuestro destino histórico, porque una nación dividida no puede construir su futuro”.

La obra frente a la posibilidad de construcción del canal

Para el doctor Mayorga, el tema de la novela adquiere una nueva vigencia debido a que el actual gobierno ha afirmado que se construirá el Canal Interoceánico y considera que quizá la novela tiene un par de dimensiones que ameritan estudio.

“La primera es el reconocimiento del juego de intereses internacionales, las intrigas, el poder de las potencias, y cómo la telaraña de esos intereses ha determinado el curso de nuestro destino.

La segunda es cómo nosotros no hemos sido capaces como nación de enfrentar exitosamente a los poderes extranjeros. Hemos tenido éxitos militares contra los invasores en diversos episodios. Pero en el juego diplomático y en el juego económico, hasta ahora no hemos sabido unirnos y ganar.", aseveró.

Asimismo, el doctor Mayorga confesó que actualmente alberga en su corazón "la esperanza de que podamos finalmente empujar la roca hasta la cumbre y divisar desde allí la Tierra Prometida.

El país, por segunda vez en nuestra historia, se encuentra unido bajo un liderazgo fuerte, visionario y modernizante".

 

La historia...

La historia comienza cuando Darío, que ya ha alcanzado la fama internacional como poeta, llega a Nicaragua, se encuentra con Zelaya y este decide enviarlo como embajador a París, para que maneje unas negociaciones con la Compañía del Canal de Fernando Lesseps. Rubén, ya en París, entra en negociaciones con los directivos de la compañía, lo que desemboca en la toma militar de la Costa Caribe, en aquel episodio glorioso en el que Rigoberto Cabezas, por órdenes de Zelaya, expulsa militarmente a los ingleses en lo que se denominó la Reincorporación de la Mosquitia. Después viene la intriga internacional que concluye con la construcción del canal en Panamá por los Estados Unidos, el derrocamiento de Zelaya y Madriz, y finalmente la muerte de Rubén Darío en León, cuando los marinos americanos tienen ocupado militarmente el país.