•   República Dominicana  |
  •  |
  •  |
  • EFE Reportajes

La cantante Rihanna sigue llenando titulares por sus andanzas fuera de los escenarios. Si hace unas fechas fue tachada de irrespetuosa en Dubai, por posar demasiado sexi en el interior de una mezquita, ahora ha provocado malestar en la República Dominicana por sus críticas a este país.

La belleza de la cantante barbadense Rihanna solo puede ser comparable al ruido de la tormenta de polémicas que siempre la acompaña. ¿Lo último? Tras actuar en la República Dominicana, incendió las redes sociales al asegurar que había huido de la habitación de su hotel después de descubrir insectos; entre ellos, una cucaracha “del tamaño de un murciélago”.

Y, días más tarde, siguió, ya fuera del país: “Acabo de huir de mi habitación por un murciélago, un saltamontes y una cucaracha del tamaño de un murciélago. Solo en la República Dominicana”.

Los usuarios de Twitter no se callaron y prorrumpieron en quejas y burlas contra la cantante, a la que, incluso, llegaron a comparar con un espécimen del género de los blatodeos.

El comunicador Álvaro Arvelo, por su parte, advirtió que el concierto de la intérprete de “Mother Mary” o “Birthday cake” fue “una porquería, un desastre, un concierto vacío”, debido a que dobló varias de las canciones.

Más conflictos

Unos días antes, la cantante, que ya ha vendido más de cien millones de discos en su corta carrera, actuó en Tel Aviv ante unos 50,000 espectadores.

Tras esa presentación, una crónica en el diario Haaretz, el medio local más seguido fuera de Israel, informó de que en su concierto hizo un guiño a favor de Palestina. No obstante, la culpa debió recaer en la periodista del rotativo, que se equivocó al escucharla en la actuación.

Según esta, Rihanna, en su tema “Pour it up”, cambió la letra y, en vez de “All I see is signs, all I see is dollar signs”, cantó “All I see is Palestine”.

Sus detractores se lo tomaron como una reivindicación de los derechos de los árabes sobre una tierra disputada desde hace 65 años, aunque ningún otro diario se dio cuenta del cambio. En último término, las grabaciones de los aficionados demostraron que Rihanna se ciñó a la letra original y no había intención política alguna en sus palabras.

En jornadas anteriores y en el marco de su gira Diamonds World Tour, Rihanna dio un concierto en Dubai y también provocó un pequeño escándalo por una sensual fotografía ante la Gran Mezquita del jeque Zayed.

La cantante acudió cubierta en negro, de los pies a la cabeza, pero después colgó de su cuenta de Instagram unas fotos en las que posaba de manera muy sensual, con un mono negro y un pañuelo del mismo color, labios y uñas pintados de un rojo intenso y un gran colgante dorado. Parece ser que los responsables del lugar religioso no tuvieron más remedio que pedirle que abandonara el centro.

Fuera de los escenarios

De todos modos, lo que pierde a Rihanna es su interés por difundir sus actividades fuera de los escenarios, especialmente en las redes sociales. A finales de septiembre, por ejemplo, colgó unas imágenes en las que aparecía con unos monos de una especie protegida, lo que motivó la detención de dos hombres en Tailandia.

Por lo demás, su vida sentimental ha vuelto a estar encauzada alrededor del rapero Chris Brown. Y eso que esta relación ha dado mucho de qué hablar.

En el pasado abril, Brown fue visto con una atractiva camarera de Nueva York, Karizma Ramírez, alguien que conoció ese mismo fin de semana en un club y con la que “se llevó muy bien”, pese a que oficialmente seguía saliendo con Rihanna, según el diario New York Post.

Pero el rapero aseguró en una entrevista que no había roto su relación con la cantante, y la artista había defendido en enero, en la revista Rolling Stone, su reconciliación con Brown: “No voy a dejar que se interponga la opinión de nadie. Si es un error, es mi error”.

Y es que Rihanna ya ha defendido en varias ocasiones su reconciliación con Chris Brown. Como en esa misma entrevista, la de enero en Rolling Stone, en la que explicaba su vuelta con el exnovio, tras la paliza que este le dio hace cuatro años. “No voy a dejar que se interponga la opinión de nadie”, señaló entonces.

Rihanna, que ahora tiene 25 años, rompió con Chris Brown en 2009 por la paliza de la que fue objeto en la víspera de la entrega de los premios Grammy de ese año.

Brown se declaró culpable y realizó servicios comunitarios. “Él cometió un error y ha pagado por ello. Estoy segura de que no quiere seguir por ese camino. A veces, las personas necesitan apoyo y comprensión en lugar de críticas”, resumió Rihanna.

Atrás quedan incluso peleas entre los raperos Chris Brown y otro de sus exnovios, Drake, ocurrida en una discoteca en el barrio neoyorquino del Soho, después de que los músicos y sus respectivos grupos de acompañantes bebieran en abundancia y de que ambos artistas se enviaran notas sobre la famosa artista.

Y es que Rihanna comenzó a salir con Drake tras culminar su relación con Brown en 2009. Se da la circunstancia de que, a pesar de ello, en 2012 la cantante volvió a colaborar con este, quien fue condenado a cinco años de libertad condicional por agredirla en 2009.

No obstante, como la artista subrayó tras su reconciliación con Brown, “he llegado a la conclusión, después de haber estado atormentada durante años, que para mí es más importante mi felicidad que la opinión de los demás”.