•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Rosas brotadas en medio de la aridez, un obispo incrédulo, un chichimeca convencido de haber hablado con la Madre de Dios, y un ayate con la imagen de una Virgen morena que dejó boquiabierto al clero, son los elementos que dan vida a las mariofanías fechadas en diciembre de 1531 en el cerro de Tepeyac, México, de las que nació la veneración hacia la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe.

Hoy se cumplen 482 años de ese hecho que marcó la tradición religiosa en México y que de ahí irradió a gran parte del mundo: una Virgen sin rasgos europeos, con piel mestiza y encinta se le mostró a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin.

“La perfecta siempre Virgen Santa María, madre del verdadero Dios” pedía que se erigiera un templo en su nombre, pero el obispo Juan de Zumárraga no creía en las palabras del indio, hasta que la imagen apareció grabada en su tilma.

Desde entonces, el culto a la morenita del Tepeyac ha sido ininterrumpido. Los mexicanos la honran con especial devoción en su Basílica, sin embargo, su veneración se ha expandido al resto de América y Filipinas.

El sacerdote Orlando Castro Bustillo, de la parroquia Nuestra Señora de los Dolores, en Carazo, dijo a El Nuevo Diario que ellos se prepararon para esta fiesta que se celebra como una devoción que se ha extendido por toda América Latina, al punto que a “La Lupita” se le llama Emperatriz de América.

“Nosotros la celebramos porque es la misma Virgen María. Ella está embarazada y nos hace recordar un poco a la Concepción de María pero en una versión americana. Quiero resaltar que la veneramos, no la adoramos, porque es la madre del Dios Hijo. Además, todos nos identificamos porque tiene rasgos nuestros, es morena con la piel de india como nosotros y es maravilloso entender que en América, bajo la incredulidad del obispo de la época, ella se manifestó”, señaló el sacerdote.

Festividad en Granada

Asimismo, en Granada los devotos de la Virgen de Guadalupe empezaron el lunes 9 de diciembre un triduo de misas que concluyó ayer, y para hoy el presbítero Geovanni Cardoza está invitando a todo el pueblo a acercarse a la parroquia dedicada a la Señora del Tepeyac, ubicada en Calle La Calzada, a las 7 de la mañana, para iniciar con una misa de primeras comuniones.

A las 9 y media de la mañana continúan los bautizos y a las 12 del mediodía rezarán el Ángelus.

“La solemnidad de la Virgen está prevista para las 5 de la tarde con una Eucaristía presidida por el Obispo de la Diócesis de Granada, monseñor Jorge Solórzano. Luego viene la procesión por las calles”, dijo.

Ocotal restaura monumento a la Virgen morena

Hoy la comuna de Ocotal y miembros de la Iglesia Católica saludarán a la Virgen de Guadalupe, con la restauración del monumento que lleva su nombre y que está situado sobre la falda de una loma en las inmediaciones del centro de la ciudad.

Este sitio fue fundado a mediados del siglo pasado por monseñor Nicolás Antonio Madrigal y García. Marcio Ramón Gómez, maestro de construcción, hizo un llamado al público, especialmente a los jóvenes, para que conserven la obra y la aprecien como un espacio para la recreación sana.

Además, explicó que las obras consistieron en restauración de las escalinatas, muros, jardines, pintura y se le ha dotado de faroles que mantendrán el lugar iluminado por las noches.

León se suma a la fiesta mariana

El padre Julián Duarte Osorio, párroco de la iglesia de Guadalupe, en León, contó que en los últimos años se ha incrementado la concurrencia de fieles devotos a la Emperatriz Virgen de Guadalupe, “es increíble la gran cantidad de feligreses y promesantes, acuden niños y niñas vestidos como inditos e inditas, recordando al campesino Juan Diego”, dijo.

El religioso agregó que este jueves se desarrollará una solemne eucaristía a las 8:00 pm, oficiada por el Obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, serán confirmados 40 niños y niñas de distintos barrios y repartos de la localidad.

La procesión de la venerada imagen saldrá de la iglesia de Guadalupe, a las 9:00 am, hacia la Basílica Catedral, y retornará a las 5:00 pm.

 

21 años de devoción en espera de un milagro

La señora Edith Solís celebra a la Virgen de Guadalupe desde hace 21 años. Afirma que inició celebrando La Purísima, pero cuando se mudó a vivir a Managua dejó de hacerlo por la difícil situación en época de guerra.

La señora Solís contó que hace veintiún años tomó la decisión de celebrar a la Virgen morena, porque le hizo una súplica que aún espera sea escuchada.

“Entre más tiempo tengo de pedir, más fe tengo de que se me concederá. No me voy a cansar porque estoy esperando ese milagro y sé que las cosas de Dios son así, ella está suplicándole como lo hizo en las bodas de Canán”, dijo Solís.

Doña Edith Solís reconoce que el que hace los milagros es Dios, pero confía en que la Virgen de Guadalupe es abogada poderosa porque ningún hijo le niega algo a su madre.

“Siempre la voy a celebrar aunque pasen los años y llegue a ancianita, tampoco me voy a cansar de esperar, ella sabe lo que le estoy pidiendo y tal vez con la espera quiere que tenga más fe”, puntualizó.

 

Con la colaboración de Ingrid Duarte, Leoncio Vanegas y José Luis González.