•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Conversaciones con el expresionismo abstracto es una muestra compuesta por más de 30 piezas en la que Ramiro Lacayo Deshón muestra un acercamiento íntimo con doce maestros de este que fue el último movimiento de vanguardia.

Sus obras tapizan las paredes del recién inaugurado Centro de Arte Ortiz Gurdián-Banpro, invitando a la introspección en el mundo de cada genio de la abstracción con cuya obra logró conversar. Sin embargo, cabe destacar que estos sus diálogos tuvieron una tercera interlocutora que siguió paso a paso gran parte del proyecto, hasta lograr construir un estudio preciso de este.

La historiadora del arte Janet Bates fue la encargada de hacer una aproximación al trabajo de Lacayo Deshón.

Ella es originaria de Cuba y lleva en su sangre el gusto por el arte, pues sus padres también ejercieron la misma profesión.

Desde muy joven ha sido curadora de arte, y en Montreal estudió una maestría que afirma le permitió entender las últimas tendencias del quehacer artístico. Actualmente también escribe para el Miami Herald y en revistas especializadas sobre arte latinoamericano. Batet se reconoce como una apasionada por el arte originario de la cuenca Caribe, obviamente, por sus raíces cubanas, y porque afirma que hay una gran riqueza encerrada en ella.

El año pasado fue su primera visita a Nicaragua, a propósito de la obra que estaba construyendo Ramiro Lacayo Deshón para llegar a sus conversaciones con el expresionismo abstracto.

En el taller del artista

La señora Batet reconoce que fue interesante su trabajo, porque considera que “Lacayo es una persona muy especial, aunque en un principio era solo mi conversación con la obra, porque Ramiro no me decía mucho, sin embargo, a medida que pasaban los días se fue convirtiendo en una conversación más fluida entre los cuadros, el pintor y yo”.

Para poder comprender el trabajo de Lacayo Deshón reconoce que le fue muy útil entrar a su taller y escudriñar en sus libretas y diarios de viaje, “en los que uno puede ir siguiendo cómo él iba deconstruyendo sus diálogos con los maestros del expresionismo abstracto”.

Asimismo, Batet no se limitó a conocer la obra de Ramiro Lacayo Deshón, sino que también visitó diversos centros de arte a nivel nacional para conocer las raíces culturales de nuestro país y tener una visión más amplia de nuestra tradición pictórica.

“Sin esto, no hubiese podido entender qué pasa en la obra de Ramiro Lacayo, pero lo que más me llamó la atención fue que en primera instancia consideré que el trabajo que se propuso era un reto muy difícil, porque tratar de conversar con íconos tan fuertes del arte universal que tienen obras tan personales me parecía casi imposible, sin embargo, después me gustó ver cómo él llegaba al resultado”, advirtió la historiadora del arte.

Y al hablar del resultado afirma que es sencillamente copiar la obra o adicionarle ciertos elementos que tuvieran más que ver con la historia personal del pintor o con la historia de la cultura nicaragüense, “sino que de verdad hay todo un proceso deconstructivo en el que él dialogó con los artistas a través de la obra de ellos, por eso no quiso leer sus biografías, y, lo más importante, es que no solo hay en ellas una declaración de quién es Lacayo y cómo él es a partir de esa serie”.

 

Lacayo Deshón aprendió doce idiomas

“El expresionismo abstracto es el último movimiento de vanguardia y el primer movimiento auténticamente americano dentro de la historia universal que rescata los rasgos amerindios, que es uno de los datos más importantes en medio de la posguerra y de la utopía modernista que deja de ser posible. Ramiro Lacayo Deshón logra imbricar el expresionismo abstracto con la tradición americana”.

Finalmente, la estudiosa y crítica de arte dijo que Lacayo Deshón aprendió 12 idiomas en dos años, pero reconoce que en algunos casos el diálogo fue más fluido, porque se sentía más a gusto con el artista, no puede ser en el caso de Newman, mientras afirma que en otros casos fue una batalla por aprender ese idioma y por no dejar que lo conquistara, al punto de que él dejara de saber el suyo, lo que se refleja en pugna entre las dos personalidades.

 

Tome nota

Esta noche Janet Batet dialogará con Ramiro Lacayo Deshón acerca de sus Conversaciones con el expresionismo abstracto. La charla se llevará a cabo en el nuevo Centro de Arte Ortiz Gurdián-Banpro, ubicado en el Edificio Málaga, Managua.