• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El casco que cubre sus rostros no solo los protege, sino que también estimula la curiosidad por saber quién se esconde dentro. La mayoría usa trajes a tono con la decoración de su motocicleta y es fácil identificarlos porque llevan su apellido en la parte superior de la espalda. Después de ser presentados al público, más que por sus nombres, son reconocidos por sus exuberantes apodos: Spiderman, Iron Man, Meteoro, Rayo, Gato Volador, entre otros.

Y es que han elegido un estilo de vida con desafíos similares a los de los superhéroes: tienen que volar sin alas y sobrevivir a la caída. El ‘freestyle’ en el motocross sin lugar a dudas no solo es una práctica extrema, sino un verdadero estilo de vida que conlleva fama, dinero y riesgos.

Este sábado por la noche, el estadio de futbol ubicado en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Unan-Managua, se convirtió en un peligroso circuito para Freestyle Motocross, un espectáculo que inyectó adrenalina a los asistentes.

Siete años avalan la trayectoria de XPilots World Freestyle Motocross, un tour que visitó nuestro país y que impactó por la calidad de sus pilotos, quienes con su carisma conquistaron al público.

¡Y se rompen los fuegos!

Cinco minutos después de las ocho de la noche se rompieron los fuegos. Los pilotos aparecieron en el siguiente orden: Anthony “Spiderman” Murray, de Estados Unidos; Alex “El Capitán” Cervantes, de México; seguido por el español Marc “El Rayo” Piñol; el chileno Gabriel “Meteoro” Villegas, Johan Nungaray, mexicano y piloto oficial de Monster Energy; Rich Kearns, campeón actual de XPilots, y cerró el Iron Man, originario de Alaska.

Además del espectáculo, la noche incluyó la competencia por el título, la que se desarrolló en tres fases. Cuando los jóvenes pilotos hicieron los primeros saltos el estómago de los asistentes también se elevó con la descarga de adrenalina. Cada acrobacia en el aire arrancó nerviosos gritos de las damas y el aplauso de los caballeros.

Nada es infalible

La primera ronda fue perfecta e incluyó salto sincronizado por parte de todos los pilotos a la misma vez. Sin embargo, el suspenso acrecentó con la estrepitosa caída del mexicano Alex “El Capitán” Cervantes. El jovencito hizo un gran esfuerzo por ponerse de pie, pero no pudo continuar y fue llevado por sus compañeros a los camerinos. Cinturas al aire, aplausos con los tobillos, manos en el asiento y bailes mientras volaban junto a sus motos forman parte del espectáculo de los XPilots que arriesgan su vida en cada ‘backflip’ y sus variantes, como el ‘no foot’, ‘nacnac’, ‘lazy boy’, ‘heel clicker’, entre otros. Según la complejidad de la acrobacia aérea y de su aterrizaje, así es el puntaje otorgado al competidor.

Por pasión

Sin lugar a dudas, mientras vuelan estos chicos son héroes del aire, pues pueden llegar a elevarse hasta 15 metros; sin embargo, en una rueda de prensa todos reconocieron que el miedo los carcome en cada presentación, porque saben que tienen tres alternativas: conquistar la gloria, visitar el piso y lesionarse o morir, en el peor de los casos. No obstante, esta pasión no la cambian por nada en el mundo.

El show con el ‘snowmobile’ o moto de nieve también fue disfrutado por el público. Finalmente, al concluir la competencia el podio fue ocupado por Johan Nungaray en tercer lugar, Gabriel Villegas en segundo y el primero lo retuvo el campeón 2013, Rich Kearns.

Sin dudas, no quedó a deber nada el show de World Freestyle Motocross, cuyos pilotos se mostraron deseosos de regresar a Managua, noticia que fue bien acogida por el público que los ovacionó en cada esfuerzo, además de la alegría de los niños por poder estrechar las manos de sus héroes que incluso saltaron la malla para acercarse a los aficionados.