•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una construcción cuya primera piedra fue de papel, de hojas de las que emana la sabiduría de los grandes escritores nicaragüenses, es hoy el tercer centro cultural más grande de Latinoamérica.

Ubicado en el que puja por ser el corazón de Managua, el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, de Hispamer, fue erigido en honor al gestor de la vanguardia nicaragüense y, según sus impulsores, nació “con el sueño de ofrecer un espacio digno para las diferentes expresiones culturales y educativas propias de Nicaragua, rescatando y divulgando obras de nuestra cultura, abriéndonos al mundo editorial y desarrollando todo tipo de actividades culturales que aporten valor agregado a los nicaragüenses”.

La inauguración fue este martes, 17 de diciembre, y en ella se reunió gran parte de la intelectualidad nacional, así como iconos de la cultura, cuerpo diplomático e invitados especiales. El acto fue presidido por Jesús de Santiago, propietario de Hispamer; Francisco Castro, motor impulsor de la obra; señor Carlos Blasco, de la Embajada de España; Pedro Xavier Solís, nietro de PAC; los escritores Sergio Ramírez, Gioconda Belli y Carlos Tünnermann. También estuvieron monseñor Silvio Báez y Julio Ramírez, director de Crédito de Banpro.

“Te queremos mostrar este edificio que comenzamos a construir el año pasado, el 4 de diciembre, en conmemoración del centenario de Pablo Antonio Cuadra, con todos los sistemas ecológicos de ahorro energético; no es mío ni de mi familia, es propiedad intelectual de todos los nicaragüenses”, afirmó Jesús de Santiago en su discurso.

Cultura, debate y reflexión

Asimismo, señaló que todo nació hace más de dos décadas “con los cafés de los viernes de Pablo Antonio Cuadra en Hispamer, a los que se fueron añadiendo otros intelectuales; también nace de la generosidad de Carlos Mántica con sus guitarreadas del martes y los consejos de tantas y tantos amigos de Hispamer. Este lugar es para la cultura, el debate y la reflexión de lo que somos y lo que queremos ser”.

Para Sergio Ramírez, la apertura de este centro cultural es un gran acontecimiento del que hay pocos ejemplos en Centroamérica, porque es parte de una iniciativa privada y de un empresario con visión de país y de futuro. Además, afirmó que en este espacio convivirán los viejos libros de papel y los nuevos libros digitales.

El doctor Carlos Tünnermann se encargó de hacer un breve recorrido por la obra y el legado de PAC, de quien afirmó es el que con mayor acierto ha dibujado los rasgos que caracterizan el modo de ser nicaragüense, “calificado por Ernesto Cardenal como el más nicaragüense de los poetas”. Asimismo, manifestó que durante la intervención Nicaragua dio dos grandes testimonios de nacionalismo: Sandino en la montaña y Pablo Antonio Cuadra en sus poemas nicaragüenses.

Por su lado, el señor Julio Ramírez, en representación del Banco de la Producción, Banpro, entidad que creyó en la viabilidad del proyecto y otorgó el crédito necesario para la construcción del edificio, manifestó que el Centro Cultural PAC será un punto para que jóvenes y adultos conozcan su encomiable contribución a la cultura.

Asimismo, manifestó que en esas instalaciones “la familia podrá compartir el acceso a juguetes didácticos, materiales escolares, bibliotecas electrónicas, talleres de pintura y artesanía; en su auditorio central se ofrecerán revistas culturales, conciertos y ciclos de cine”. También agradeció “en nombre de Banpro Grupo Promerica por la oportunidad de compartir con todos ustedes este sueño convertido en realidad”.

 

El edificio y sus espacios

Este espacio cultural está concebido con un concepto innovador, con lucernarios naturales y, a pesar de que en la primera planta funcionará la librería Hispamer, con área para juguetes didácticos, también habrá lo siguiente:

-Auditorio para 250 personas.

-Cafetería.

-Museo PAC.

-Galería de artesanía y pintura.

-Espacio para actividades infantiles.

-Oficina de Intur.

-Turoperadoras.

-Instrumentos musicales y sonido.

-Editorial.