•  |
  •  |
  • END

Con la participación de invitados especiales, entre cantantes y músicos, Llama Viva celebrará este 31 de octubre su 35 Aniversario --desde que constituyó la primera estructura que tuvo ese grupo musical en 1972--, y trece años de presentarse en la Ruta Maya los días viernes.

La influencia del rock clásico durante la década de los 70 impactó a un grupo de muchachos, quienes se interesaron por constituir una agrupación musical no sólo para interpretar la música que llegaba de los Estados Unidos, sino también para entrarle a los ritmos comerciales que en esa época tocaban las radios.

Uno de los pilares que tuvo la formación de ese grupo fue Augusto Gallegos, su actual director, ya que antes había pasado por un grupo que se denominó Los “In Light”, donde Augusto tuvo de maestro a Germán Ruiz, ahora radicado en Estados Unidos.

Para esa época ya habían desaparecido Los Hellions que lideró el fallecido Roberto “Trapito” Montalván, lo mismo que “Fe en Acero y Cuero”, por lo que Gallego consideró abrir otra alternativa con Llama Viva, que primero apareció con el nombre de “Agua Viva”.

En la historia del grupo también estuvo muy activo Mario Mena “Pulmón”, el que al conocer que ya estaban ensayando llegó a incorporarse como el primer batero de la agrupación
Las puertas de la vida
Los primeros ensayos se hicieron en la casa de Gallegos con unos instrumentos que le prestó Germán Ruiz; John McDonald le prestó una batería, pero a como dicen, el destino le tenía preparado el camino a esa agrupación. A Augusto le llevaron la noticia de que se había desintegrado un grupo denominado “Fórmula Infinita”, y que los instrumentos no estaban utilizándose.

Es en ese momento que Augusto conoce a Alfredo Rosales --actual manager de Llama Viva--, lo que se
convirtió en la “punta de lanza” de Gallegos.

El primer contacto con Rosales fue en septiembre de 1972, y así se inician los primeros ensayos donde estaba como bajista Pancho Oviedo y un ahora ex cuñado de Augusto de nombre Fidel, en la guitarra.

En un tiempo se incorporó como tecladista un muchacho de Altagracia de nombre Salvador, a quien le decían “Chuquín”, pero no duró mucho. Después apareció en los teclados, Julio Cansino, quien venía de Los Átomos, pero al producirse el terremoto del 72 el proyecto se cae al igual que otros grupos de la época, porque muchos músicos emigraron al exterior.

Otro desfiló como bajista fue José Santamaría, quien vivía en la Colonia Morazán, donde también en esa época residía Gallegos.

El auge que comenzó a tener el grupo no fue en Managua, sino que en el Occidente del país, donde viajaban casi todas las semanas para hacer presentaciones.

En el 73, cuando se reagrupan de nuevo junto a otros integrantes, Llama Viva ya interpretaba música de América, James Caan y Grand Funk Railroad. Esto fue posible porque “Ficho” ya tenía experiencia, además que McDonald pasó a tocar la batería y a “Pulmón” lo pasaron a percusión, lo que no le gustó y se marchó.

Al desintegrarse Los Átomos, Gallegos logró que toda la sección de metales del grupo desaparecido llegara a formar parte de Llama Viva. Es así cómo Raúl Latino, con más experiencia, asume la dirección musical y Augusto pasa a ser la segunda guitarra.

Cuando Jimy Delgado (ya fallecido) abandona el proyecto, su puesto lo asume José “Chepito” Centeno, quien venía de Energía Mística. Y cuando se desprende la mayor parte de los metales, se queda solamente Orlando Molina tocando el saxofón. Por el grupo también pasó un trompetista que estuvo con “Cerebro”, de nombre Mariano Moreno.

El “cumpleaños” de la agrupación musical está enmarcado en la celebración del XV Aniversario de fundación de la Ruta Maya.