•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El péplum, el género cinematográfico ambientado en la Antigüedad clásica, vuelve a enseñar músculo este año con dos películas sobre Hércules, el héroe de la mitología griega, en pleno renacimiento de obras de espadas y sandalias como “Pompeii” y la continuación de “300”.

“Estoy muy contento de que la nuestra sea la primera película del siglo XXI que reintroduce esta historia clásica e inmortal a una audiencia moderna”, afirma Avi Lerner, productor de “The Legend of Hercules”, que llega a las salas estadounidenses el día 10, adelantándose en más de seis meses a “Hercules”, con Dwayne Johnson al frente y Brett Ratner tras las cámaras.

En Hollywood dicen que, en estos casos de duplicidad argumental, el que golpea primero, golpea dos veces.

Así ocurrió hace unos meses con “Olympus Has Fallen” y “White House Down”, ambas sobre ataques terroristas en la Casa Blanca, que se saldó con la primera recaudando más del doble de su presupuesto, mientras que la segunda, con nombres más grandes en el reparto y una mayor financiación, apenas recuperó la inversión de US$150 millones (108 millones de euros). Ese es el camino que se marca ahora “The Legend of Hercules”, que espera atraer al público joven gracias al protagonismo de Kellan Lutz, de 28 años, famoso por su presencia en la saga “Twilight”.

“El Hércules de la otra película es mucho mayor”, admitió Lutz en un reciente encuentro con la prensa. “Nuestro Hércules muestra el viaje, muy real y humano, de un joven hasta convertirse en un adulto. Pasa de estar completamente enamorado a tener el corazón roto y sufrir angustia y soledad. Es la historia de cómo consigue recuperar a su gran amor. No es un tipo con superpoderes”, añadió.

El otro Hércules, mientras tanto, espera su turno repleto de confianza.

“Cuando era niño, Hércules era un héroe para mí. Al llegar a Hollywood, soñé con hacer este papel algún día. La idea de cómo diseñarlo ha estado en mi mente durante mucho tiempo”, apuntó Johnson.