•   Hollywood  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Veinticuatro años después de “Pretty woman”, Julia Roberts sigue siendo la sonrisa de Hollywood, pero vuelve a sonar para la temporada de premios con uno de sus papeles más dramáticos, en “August”, basada en la premiada obra de Tracy Letts sobre los demonios de una familia dominada por Meryl Streep.

“Pobre Bárbara, cuando empieza la película está en una posición terrible con todos los que le rodean: su marido, su hija, su madre... A veces solo tienes que llegar a ese punto en el que tienes que preguntar qué quieres de estas personas y qué quieres de ti mismo”, explica Roberts en una entrevista con Efe, refiriéndose a su personaje.

Hija de Meryl Streep, madre de Abigail Breslin, mujer de Ewan McGregor y hermana de Juliette Lewis y Julianne Nicholson, Roberts afronta no sin dificultad moral pero con indiscutible éxito artístico el sentimiento de amor-odio a su propia sangre.

“Definitivamente tenía mucho trabajo que hacer y es divertido afrontar un reto como este. Tenía que estar de verdad absolutamente concentrada en lo que estaba pasando. Saber qué secretos conocía mi personaje en ese momento y cuáles no. Su personaje fue creado para un texto ganador de los premios Pulitzer y Tony que, en su traslación cinematográfica, está orquestado por John Wells y parece diseñado para reencontrar a Roberts con la competencia por el Oscar después de doce años sin ni siquiera estar nominada.