•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Bang Showbiz

Aunque su participación en la premiada cinta de Alfonso Cuarón le ha valido nominaciones a los Globos de Oro y a los premios Óscar -además del aplauso de crítica y público- Sandra Bullock admite que las primeras jornadas del rodaje de ‘Gravity’ supusieron para ella un auténtico infierno y, sobre todo, le presentaron un reto físico tan complicado, que no sabía si sería capaz de superarlo con éxito. Tanto es así, que la popular actriz no dudó en quejarse al director de los constantes dolores de espalda que sufría al terminar el día.

“Me siento muy agradecida por haber participado en esta película, pero la verdad es que al principio salía del rodaje muy cansada y con esa sensación de frustración que te invade cuando crees que no estás a la altura. Algunas escenas requerían un nivel de habilidad física que yo no tenía, y al final del día me acababa quejando a Alfonso de las situaciones tan complicadas en las que me colocaba. Recuerdo que terminaba el día con un fuerte dolor de espalda que me ponía de muy mal humor”, explicó la oscarizada intérprete a la revista HELLO!

Superada en alguno que otro momento por las circunstancias, la actriz reconoce que su estado de ánimo se fue hundiendo progresivamente hasta que se dio cuenta de que solo necesitaba paciencia y tesón para cumplir con sus objetivos, un cambio de perspectiva que le insufló toda la confianza que necesitaba para exprimir al máximo sus capacidades físicas y ajustarse así a las instrucciones del cineasta mexicano.

No le interesa ir al espacio

Tras experimentar las dificultades que entraña hacer cualquier tipo de movimiento sin la ayuda de la gravedad, Sandra Bullock tiene muy claro que un hipotético viaje al espacio en la vida real no le interesa lo más mínimo, ya que el planeta Tierra le ofrece alternativas suficientes para satisfacer su curiosidad por lo desconocido.

“Al final me divertí mucho rodando ‘Gravity’, pero teniendo en cuenta el argumento de la película y lo difícil que fue de rodar, creo que no necesito viajar al espacio para saber qué se siente allí. Me gusta demasiado mi planeta y no tengo ninguna intención de abandonarlo”, concluyó.