•  |
  •  |
  • Efe-Reportajes

El diseño original no es exclusivo solo de una pieza que se utiliza por primera vez. Crear un objeto reciclado a partir de material de desecho tiene todo lo nuevo que el creador pueda imaginar, aunque su puesta en práctica tenga que ver con material de segunda mano.

El vidrio da mucho más de sí de lo que pueda parecer a simple vista. Se puede ser muy creativo con el diseño después del primer uso de un objeto. Un momento único en el que con imaginación y buen hacer se consiguen piezas inesperadas, divertidas y útiles.

Al igual que la madera, el vidrio tiene una segunda oportunidad gracias a creadores imaginativos que ven en sus desechos más allá de la pieza original.

Lusstra, el portal de internet de venta “online”, rescata propuestas de piezas únicas elaboradas de manera artesanal. “Creaciones originales, funcionales y elegantes”, comentan desde el portal.

Creaciones artesanales

El portal muestra una colección diseñada y fabricada con productos sostenibles de vidrio. Vidrio reciclado de colores con el que se transforma una botella en una lámpara, un perchero, linternas o bisutería.

Lámparas y percheros

Pure bottle es una botella de vino reciclado que se divide en tres partes y se convierte en tres utensilios diferentes: un portavelas, que por su diseño protege la vela del viento y crea ambientes increíblemente íntimos; un vaso muy funcional; y una cucharita ideal para la presentación de aperitivos.

Dama, diseñada por Tom Allen, es una lámpara danesa inspirada en las antiguas garrafas damajuanas que transmiten el encanto pasado.

Nino es un portavelas hecho a partir de una botella de vino italiano Prosecco.

Reciclar sin destruir

En la elaboración de los productos, Bruni asegura que se cuida cada etapa para reducir el consumo de energía, de agua y de materiales.

Todas las etapas de producción se hacen a mano. Las botellas de vidrio son el material que se utiliza como materia prima, sin intervenir en el color de las piezas, “solo en la forma”.

“Cuando pienso en el número de los objetos que se producen cada día, resulta asombroso. Así que nos dedicamos al ‘upcycling’: reciclamos las botellas sin destruirlas, lo que hacemos es cambiar su función”, explica Lucía Bruni.

Trabajo artesanal

Vasos, linternas y colgantes, entre otros, son los objetos que toman nueva forma. Cada pieza es distinta, porque procede de una botella diferente.

“No nos interesa el trabajo en serie propio de la fabricación industrial, buscamos ofrecer productos únicos”, asegura.