•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Muy complaciente

Aunque trata de entregarse por completo a sus seguidores, la cantante Selena Gomez cree que nunca podrá devolverles todo el cariño y el apoyo que le muestran durante sus conciertos. “Creo que nunca podré hacer lo suficiente por mis seguidores. Trabajo muy duro para complacerlos y muchas veces acabo exhausta. Pero luego subo al escenario y veo a toda esa gente que ha estado esperándome durante horas y pienso que esa es la mejor experiencia que se puede tener”, afirmó la intérprete a la revista Seventeen.

La artista también se siente una privilegiada por contar con amigos que la apoyan y que le dicen lo que piensan de una forma sincera y transparente.

 

No cantará en Cuba

Ni Marc Anthony, ni sus representantes, han confirmado un supuesto viaje de conciertos o personal del cantante a Cuba. El sitio de la emisora cubana Radio Reloj había reportado el martes por la noche que “el popular cantante puertorriqueño Marc Anthony proyecta un viaje de trabajo a Cuba entre los meses de enero o febrero del actual año, ocasión donde ofrecerá dos conciertos, el primero en la Comunidad Las Terrazas de Pinar del Río, y otro en la Plaza de la Revolución en La Habana”.

Más aún, según dice dicho reporte, una supuesta revista llamada La voz de la salsa había precisado que se estaban trabajando “coordinaciones con las autoridades cubanas para preparar el viaje del cantante a la isla, donde llegaría acompañado del Gran Combo de Puerto Rico y la conocida Olga Tañón”.

 

¡Arrepentido!

Cristiano Ronaldo expresó que se arrepiente de haber dicho una de sus más recordadas frases. “Un día dije que algunos me tenían envidia porque era joven, guapo y rico. Pero fue un error. Hablé después de un partido cuando estaba muy enfadado porque no había marcado”, expresó el astro portugués a la revista France Football, a la que concedió una extensa entrevista. También explicó por qué lloró al recibir el Balón de Oro hace pocos días: “Fue un momento de gran emoción, sobre todo cuando mi hijo vino a mis brazos, feliz. Eso desbordó mi emoción y comencé a llorar. Y cuando vi las lágrimas de mi familia, lloré todavía más. Eran lágrimas honestas, auténticas. Francamente no lo esperaba, y en ese instante me sentí muy feliz”.