•  |
  •  |
  • END

Luego de dos horas de rock, los integrantes de Rata Blanca dieron una conferencia de prensa la madrugada del domingo, donde compartieron con algunos fanáticos y medios locales.

Después de veinte minutos de espera los rockeros argentinos entraron a la sala, entre los cuales destacaba el guitarrista Walter Giardino, no sólo por ser el primero en llegar al lugar, sino por el vaso de cerveza que llevaba en la mano. Una vez que los roedores se sentaron frente al público, uno de los fans le pidió al guitarrista que tocara alguna canción. El guitarrista ofreció a los muchachos “Una flor de lis”, que no llegó a darse porque la guitarra estaba desafinada.


Muchos agradecimientos
Giardino fue el primero en hablar. Él fue quien dijo sentirse agradecido en nombre del rock, primero, y luego por ellos como Rata Blanca, ya que los argentinos calificaron de buena la iniciativa de la empresa que los trajo al país, por optar por el rock y no por música de grupos “fashion”, como él mismo llamó a los artistas pop.

De la noche que recién terminaba en “Mundo e”, Adrián Barilari, vocalista de la banda, dijo sentir una “alegría tremenda al ver que la gente sigue disfrutando; queremos volver pronto a Nicaragua; aquí ha habido una muestra de apoyo al rock como no hay en ningún país de Latinoamérica”.


Regalos y hasta luego
Un artista nacional llamado Levy Morrison llevó esa noche un presente para sus ídolos, pero antes de entregarlo le comentó al vocalista que su sobrino se llamaba Levy Adrián (por culpa y homenaje del propio Barilari), quien también pintaba cuadros con él. Por ello, el objeto que estaba envuelto en papel craft era una pintura de los artistas.

Entre bromas y fotografías llegó la hora de despedirse, pero los argentinos aseguraron que esperan volver pronto a Nicaragua. “Ojalá que no tengan que esperar cuatro años más. Me encanta Centroamérica, la pasamos bárbaro. Quizá termine mis días aquí”, comentó Giardino.