• Los Angeles, California |
  • |
  • |
  • AFP

Las estrellas de la música dejaron mucha piel al descubierto en la alfombra roja de los Grammy el domingo en Los Ángeles, rezumando “sex appeal” y atreviéndose con osados modelos en la noche más importante de la industria musical en Estados Unidos.

280114 info grammy

Beyoncé, quien abrió el show televisado con una sensual actuación de “Drunk in Love” con su marido Jay-Z, llevó un vestido de Michael Costello con flores colocadas estratégicamente, resaltando sus curvas. Taylor Swift, candidata al codiciado premio al Álbum del Año por “Red”, brillaba en un ceñido vestido dorado metálico de manga corta de Gucci, con una atrevida abertura en la parte posterior, y el pelo recogido en una sencilla cola de caballo.

Los emblemáticos

La nominada a la Canción del Año por “Give Me a Reason”, Pink, optó en tanto por el glamour de un vestido de corte sirena rojo Ferrari de Johanna Johnson.

La princesa del pop Katy Perry, que aspiraba a dos premios por su canción “Roar”, acaparó las miradas con un vestido de gasa blanco de Valentino, con notas musicales dispersas en la falda.

Alicia Keys, ganadora del Grammy al Mejor Álbum de R&B por “Girl on Fire”, llevaba un vestido azul cobalto Armani con un profundo escote y detalles negros y brillantes en la cintura.

Ellos no se quedaron atrás

Las estrellas masculinas presentes en el Staples Center en el centro de Los Ángeles no decepcionaron. La estrella del hip hop Macklemore, ganador del Grammy al Artista Revelación del Año, y el cantante de “Blurred Lines” Robin Thicke vistieron chaquetas de esmoquin de terciopelo, el primero color turquesa, el segundo azul marino de Armani.

No convencionales

El anfitrión de los Grammy, el rapero devenido en actor LL Cool J, también fue con una chaqueta de terciopelo, pero violeta.

Ryan Lewis, que conforma el celebrado dúo de rap con Macklemore, eligió un traje negro y gris, mientras que el rapero Kendrick Lamar optó por un ajustado traje azul pizarra, con una camisa de color negro debajo. El dúo francés de música electrónica Daft Punk, los grandes ganadores de la noche con sendos Grammy a Grabación del Año y Álbum del Año, sobresalió con un accesorio diferente: los brillantes cascos negros que son su marca registrada.