• París |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La célebre muñeca Barbie vuelve a sus orígenes y reivindica el vestuario de los años sesenta, la década que la vio nacer, en una exposición en el Museo de la Muñeca de París que exhibe un centenar de figuras “vintage”.

La exposición se centra en la moda de esa década, la de “la última generación en la que la ropa glorificaba el cuerpo femenino con prendas que eran fácilmente ponibles”, para demostrar también hasta qué punto esta contribuyó al éxito de la muñeca, explicó a Efe el director del museo, Samy Odin.

“Barbie-Rétro Chic”, que se inauguró esta semana y se podrá visitar hasta el próximo 13 de septiembre, homenajea así a esta mítica muñeca de 29 centímetros de altura y proporciones irreales, que salió al mercado en 1959.

Variedad de vestuario

Durante la primera década de su historia, el vestuario se elaboraba en Japón con todo lujo de detalles, como dobladillos o bordados a mano dignos de la alta costura y, a diferencia de lo que ocurre actualmente, nunca tenía falsas cremalleras o cierres ficticios.

Trajes de fiesta, vestidos de novia, uniformes, lencería y ropa para el día a día: las Barbies de la exhibición parisina demuestran la versatilidad de su fondo de armario.

La mayoría de las muñecas y el vestuario que lucen en las vitrinas fueron elaborados en esos años y han sido cedidos por los coleccionistas privados Sylvia Dantec y Eric Chatillon.

Los diseños de esa época, que miniaturizaban las últimas tendencias, surgieron principalmente de la imaginación de las modistas Carol Spencer, una estadounidense que se estrenó vistiendo a Barbie en 1963, y Anne-Marie Crivelli, una francesa que comenzó a crear sus prendas en 1966.

La exposición se complementa con doce piezas concebidas para esta ocasión por los italianos Mario Paglino y Gianni Grossi, colaboradores habituales de la empresa juguetera Mattel, que actualizan la versión más clásica de la muñeca inspirados en esa época.

Las estadísticas

- Desde 1959, se han vendido mil millones de ejemplares.

- Se calcula que cada segundo se adquieren 3 en todo el mundo.

- Las ventas de la muñeca disminuyeron 13% en 2013.