•  |
  •  |
  • END

En la puesta al día del C1, Citroën tan sólo ha presentado modifica-ciones en el frontal, que ahora presenta una rejilla y un paragolpes con una imagen más estilizada. Las mecánicas permanecen invariables y ahora se ha incluido como opción el control de estabilidad, que hasta ahora no estaba disponible.

En junio de 2005 Citroën se introdujo en el segmento de los vehículos urbanos de pequeño tamaño con el C1. Este modelo, junto con el 107 de Peugeot y el Aygo de Toyota, fue el resultado de una alianza comercial entre los tres fabricantes para ganar clientes compartiendo sinergias y reduciendo costes de producción.

Hoy Citroën acaba de presentar un actualizado C1. Esta puesta al día llega algo más de tres años después del inicio de su comercialización y con más de 310 mil unidades vendidas, una cifra notable.

Buena parte de los cambios del nuevo C1 afectan principalmente al exterior. Y la mayoría de ellos se centran además entre el paragolpes y parrilla delanteros.

La marca francesa ha pintado parte del paragolpes en el mismo color de la carrocería y ha dotado al pequeño modelo de una parrilla trapezoidal más marcada, gracias a unos ribetes cromados.

Con esta solución, el frontal del C1 cambia prácticamente por completo cuando en realidad tan sólo se ha modificado la parte inferior del mismo. Además, este pequeño utilitario presenta una imagen más dinámica, gracias a esta parrilla de formas más marcadas y definidas.

Del resto del frontal no se aprecian cambios. Los grupos ópticos son idénticos e igual ocurre con el capó, el emblema, los retrovisores y los tiradores de las puertas que no sufren alteración alguna. En el interior los cambios tan sólo afectan a algún que otro detalle de equipamiento o nuevas tapicerías y colores.

Al igual que con el C1 que se comercializa en la actualidad, este nuevo modelo, que ya está a la venta, se puede configurar tanto con la carrocería de tres puertas como con la de cinco puertas.

Respecto a los motores, tampoco hay novedades. La marca francesa mantiene un motor de gasolina y otro diesel. El de gasolina es el propulsor de tres cilindros con 998 centímetros cúbicos y una potencia de 68 caballos. Con este motor el Citroën C1 presenta un gasto de 4.5 litros cada 100 kilómetros, y unas emisiones de CO2 de 106 gramos por kilómetro recorrido para la versión con el cambio manual de cinco marchas.

En el caso de que se opte por el cambio automático de cinco marchas Sensodrive, las emisiones de CO2 ascenderán hasta los 107 gramos por kilómetro.

La segunda opción para este nuevo C1 es el también conocido motor de gasóleo de cuatro cilindros en línea, 1.4 litros y 55 caballos. Con este propulsor, que sólo está disponible con un cambio manual de cinco marchas, el C1 obtiene un gasto de 4.1 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de 109 gramos de CO2.

Por tanto, los motores son los mismos y tanto la versión de gasolina como el diesel continúan consumiendo la misma cantidad de combustible que el modelo de 2005. Tan sólo el C1 de gasolina con el cambio manual presenta un ahorro de combustible de 0.1 litros y unas emisiones de tres gramos de CO2.

En el apartado de seguridad, el Citroën C1 podrá contar con ABS y doble airbag delantero. A todo ello se suma la posibilidad de incluir el control de estabilidad --ESP-- con un sobreprecio de aproximadamente 450 euros. Hasta el momento esta opción no era posible.

Por último, cabe recordar que gracias a sus reducidas dimensiones –3.43 metros de largo, 1.63 de ancho y 1.47 de alto-- el Citroën C1 presenta unas condiciones innatas para desplazarse por la ciudad. Además, la posibilidad de elegir la carrocería de cinco puertas le convierte en una alternativa seria como segundo coche familiar, con capacidad para transportar hasta cuatro personas.

A falta de conocer el nivel de equipamiento de cada mercado y los precios finales, la gama del actual Citroën C1 comienza en los 7 mil 600 y finaliza en los 10 mil 460 euros. El Chevrolet Matiz, el Fiat Panda, Hyundai i10, Kia Picanto, Peugeot 107, Suzuki Swift, Tata Indica y Toyota Aygo; son los principales rivales del Citroën C1.